Un médico expedientado por un ensayo clínico irregular con pacientes con SIDA

Se trataba de una medicación contra el dolor que no les perjudicó

El médico del hospital Carlos III carecía de autorización

madrid

| 09.05.2012 - 14:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Comunidad de Madrid ha expedientado a un médico adjunto del Servicio de Enfermedades del Hospital Carlos III por "incumplimientos graves y muy graves" de la normativa en la realización de ensayos clínicos a pacientes con SIDA. Así lo ha manifestado el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, en relación a una información que publica hoy El Mundo, según la cual las sustancias que suministraba a sus pacientes desde 2010 carecían de la autorización de la Agencia Española del Medicamento.

Es un caso de "realización de ensayos clínicos sin haber cumplido todos los requisitos formales que son necesarios, que son requisitos importantes, no son menores, pero en ningún momento ha habido riesgo para la salud de los ciudadanos", ha señalado Lasquetty.

"La Comunidad de Madrid cuando recibió el aviso por parte de la Agencia Española del Medicamento -que es la responsable final de estas cuestiones- de que se estaban realizando estos ensayos clínicos, abrió una investigación, la completó y determinó que, en efecto, había habido faltas graves y muy graves", ha explicado.

A continuación, la Comunidad "hizo el correspondiente expediente sancionador por incumplimiento de la normativa relativa a ensayos clínicos y fijó las sanciones correspondientes a los incumplimientos graves y muy graves".

Las sanciones "son de una cuantía elevada", pero la normativa no permite revelar más datos hasta que se publique en el Boletín Oficial de la Comunidad, ha apostillado el consejero.

El médico, al parecer, contaba con el visto bueno de los enfermos a los que prescribía medicación para paliar sus dolencias, pero sin la autorización de la Agencia Española del Medicamento y ni del propio Hospital. Medicación que en algunos pacientes dieron resultados favorables, en ningun caso les perjudico, y de la que nadie se ha quejado.

La Comunidad le impodrá una multa de entre 3.000 y 4.000 euros.