Un juzgado prohíbe de forma cautelar la circulación del autobús de Hazte Oír

El vehículo estará inmovilizado hasta que no retire el mensaje contra la transexualidad

El Ayuntamiento será "igual de firme" si Hazte Oír fleta un bus similar y evalúa una 'contracampaña' en la EMT

Hazte Oír denunciará al Ayuntamiento por retener el autobús y continuará con la campaña cambiando el lema

Apoyo unánime en la Asamblea de Madrid a la solución judicial

madrid

| 02.03.2017 - 09:42 h
REDACCIÓN

El Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid ha ordenado que se prohíba circular de forma cautelar y que se inmovilice al autobús tránsfobo de la organización ultracatólica HazteOir al considerar que sus mensajes podrían lesionar la dignidad de las personas, según consta en un auto.

El auto, fechado en el día de ayer, considera que los mensajes "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si naces mujer, seguirás siéndolo" suponen una discriminación de las personas "que ejercitan su identidad sexual de forma diferente a la heterosexual, que la entidad HazteOir defiende como única".

La Fiscalía de Madrid pidió este miércoles al juez que prohibiera cautelarmente la circulación del citado autobús por "riesgo de perpetuación de la comisión del delito", de "alteración de la paz pública" y de creación "de un sentimiento de inseguridad o temor entre las personas por razón de su identidad u orientación sexual, y concretamente entre los menores", informaron fuentes de la Fiscalía.

El juez ha dispuesto la inmovilización del vehículo en tanto en cuanto no retire el mensaje publicitario que "no se limita a exponer el ideario que pueda tener respecto a la sexualidad" la organización, sino que, "extralimitándose de dicho ideario", parece dirigirse a las personas con una orientación sexual distinta, negándosela, lesionando de esta manera su dignidad".

Según el auto, se entiende que la conducta de la organización no encaja con lo dispuesto en el artículo 510 del Código Penal, que indica que quienes "provoquen a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses".

En cambio, según el juez, la puesta en circulación de este autobús sí supone un "ataque y una vulneración grave del principio de dignidad de la persona", una conducta recogida en el mismo artículo del Código Penal y castigada con la misma pena.

Ese segundo apartado del artículo 510 del Código Penal indica que "serán castigados con la misma pena los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, difundieren informaciones injuriosas sobre grupos o asociaciones en relación a su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía".

El juez halla indicios de que las expresiones contenidas en la publicidad del autobús "racionalmente" suponen un "acto de menosprecio a las personas con una orientación sexual distinta a la homosexual" y por lo tanto subsumibles en ese segundo apartado del artículo 510 del Código Penal.

Por ello, dicta las medidas cautelares de prohibir la circulación del autobús y mantenerlo inmovilizado hasta que no se retiren los mensajes publicitarios "con la finalidad de evitar la perpetuación de la comisión del delito".

Antes de resolver sobre dicha medida cautelar, el juez tomó declaración al presidente de la asociación, Ignacio Vicente Arsuaga, quien expuso que la campaña tenía como finalidad fundamental que las personas que puedan tener un ideario afín a dicha asociación accedan a su página web para leer un libro en el que se expone la postura de HazteOir sobre las "leyes de género" de diversas autonomías.

Según consta en el auto, el presidente de la organización reconoció que el eslogan podía resultar "provocador" aunque dijo que en todo caso exponía el ideario de la asociación sobre la sexualidad sin que ello conlleve -aseguró el presidente al juez- un rechazo a la homosexualidad o transexualidad.

HAZTE OÍR DENUNCIARÁ AL AYUNTAMIENTO Y SEGUIRÁ CON LA CAMPAÑA CAMBIANDO EL LEMA

La asociación Hazte Oír denunciará al Ayuntamiento de Madrid por retener el autobús durante el día de ayer, a su juicio, "de forma ilegal" y continuará con la campaña contra la transexualidad pero cambiará el lema.

Así lo ha anunciado este jueves el presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, durante una rueda de prensa donde ha asegurado que "no se van a amedrentar" y que "van a seguir con la campaña" cumpliendo con lo que el Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid ha acordado esta mañana que es la retirada del mensaje 'Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen' al entender que es un menosprecio al colectivo.

Arsuaga ha asegurado que "van a cumplir con lo que ha dictado el juez" y ha explicado que "van colocar un vinilo gigante para tapar la parte del autobús que lleva el polémico mensaje para lanzar otra frase", pero ha insistido en que "el autobús seguirá circulando".

"El juez no aprecia delito de odio en el autobús de Hazte Oír pero acaba de secuestrar nuestra libertad de expresión", ha dicho el presidente, que ha denunciado que "en España los jueces amparan la libertad de expresión de algunos" mientras "condenan y prohíben la de los que dicen que los niños tienen pene y las niñas vulva".

"Lo único que quieren con esta campaña de descrédito es que el miedo impida alzar la voz", ha subrayado Arsuaga, para el que "las diez leyes autonómicas de adoctrinamiento sexual y de imposición de los dogmas del lobby LGTBI son totalitarias y quieren destruir derechos fundamentales". "La inquisición gay ha impuesto su dictadura que niega los derechos a los disidentes", ha espetado.

Tras el auto dictado por el juez, el dirigente de Hazte Oír ha afirmado que "entiende que el juez sienta miedo ante la demostración de fuerzas del poder político y mediático", sin embargo, "es inentendible que una asociación civil que se atreve a firmar en público que los niños tienen pene y las niñas vulva, se encuentre con una campaña de descrédito y de acoso como nunca habían visto".

HAZTE OIR RECURRIRA LA DECISION DEL JUEZ

Tras conocer la decisión del juez, Arsuaga ha explicado que Hazte Oír está preparando un recurso de reposición que presentarán directamente ante el Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, además de un recurso de apelación "para que instancias superiores puedan reconocer su derecho de libertad de expresión".

De igual modo, Arsuaga ha apostillado que mientras se resuelve el auto, "van a presentar también una querella por todos los insultos, injurias, calumnias y amenazas que han recibido por parte de personalidades políticas y personas en las redes sociales".

EL AYUNTAMIENTO SERÁ "IGUAL DE FIRME" SI HAZTE OÍR FLETA UN BUS SIMILAR

El Ayuntamiento de Madrid será "igual de firme que en esta primera ocasión" si Hazte Oír fleta otro autobús con un contenido similar al rechazado tanto por la Fiscalía y un juez como por partidos políticos y sociedad civil por incurrir en un posible delito de incitación al odio, al tiempo que el Consistorio evalúa las posibilidades de la propuesta lanzada por el PSOE, poner en marcha una contracampaña en los autobuses de la EMT.

Será una decisión que deberá tomar el área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo pero, como ha indicado la portavoz del Ejecutivo municipal, Rita Maestre, en rueda de prensa a la Junta de Gobierno le parece "una muy buena idea" ya que "el debate está encima de la mesa", por lo que es "un buen momento para posicionarse institucionalmente".

Sobre la posibilidad de que Hazte Oír flete más autobuses, la edil ha contestado que en todo momento se valorarán los mensajes que lancen para determinar que no incitan al odio. "Viendo la trayectoria (de Hazte Oír) no sé si podemos ser optimismas", ha opinado. Ha remarcado que el mensaje por el que el autobús ha sido inmovilizado por parte de la Policía Municipal se opone al consenso de una ciudad que se declara "inclusiva, abierta y tolerante" y en la que este verano se celebrará el Orgullo mundial.

Unido todo ello a un "incumplimiento de la ordenanza de publicidad". Maestre ha añadido que Hazte Oír es libre de denunciar lo que les parezca pertinente pero les ha recordado que la actuación del Ayuntamiento está apoyada por el cumplimiento de las normas vigentes, además de por el consenso mayoritario de la sociedad madrileña, partidos, Comunidad, Delegación de Gobierno, medios de comunicación, Fiscalía y un juez.

"Aquí hay un consenso social muy grande, que llega a capas muy amplias de la sociedad, frente a un colectivo pequeño y que representa a una parte extremadamente minoritaria de la ciudad", ha añadido.

Hazte Oír ha llegado a afirmar que la inmovilización del autobús podría ser un ataque a su libertad de expresión, lo que ha llevado a Maestre a remarcar que no se puede obviar el plano de los delitos, como el de incitación al odio y el que atenta contra la libertad de cada cual para elegir su orientación sexual y qué hacer con su cuerpo.

APOYO UNÁNIME EN LA ASAMBLEA DE MADRID A SOLUCIÓN

Todos los grupos políticos de la Asamblea de Madrid han valorado positivamente que la Fiscalía pidiese medidas cautelares contra el autobús tránsfobo de HazteOir, al que finalmente un juzgado de Madrid ha prohibido circular al considerar que sus mensajes podrían lesionar la dignidad de las personas.

Según el auto judicial, fechado en el día de ayer, los mensajes "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si naces mujer, seguirás siéndolo" suponen una discriminación de las personas "que ejercitan su identidad sexual de forma diferente a la heterosexual, que la entidad HazteOir defiende como única".

Para el portavoz del PSOE-M en el Parlamento regional, Ángel Gabilondo, la posición de la Fiscalía era "razonable". Preguntado antes de que se conociese el auto judicial, ha considerado que el autobús de la organización ultracatólica agrede "el concepto de libertad" de los socialistas.

"Desde luego libertad de expresión hay, pero cerca del mundo de los niños y cuando estamos generando condiciones para vivir en una sociedad plural, abierta, esto que más bien condiciona esta libertad, pues a mí me parece muy razonable lo que se ha hecho", y ha añadido que "los derechos de los trans deben ser reconocidos". Gabilondo además ha pedido que se apliquen sanciones, pues algunas ya están tipificadas en la ley contra la LGTBifobia regional.

"No basta con aprobar las leyes, también hay que cumplirlas", ha asegurado. "Tiene todo el sentido", ha dicho el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado sobre la petición de medidas cautelares. "Es una campaña donde se busca estereotipar, la confrontación y generar un odio incensario, y tiene sentido que se paralice".

El diputado ha condenado "este tipo de campañas que no aportan nada y buscan seguir estereotipando a la gente" y respecto a los niños "decirles como tienen que ser, como tienen que pensar y como tienen que sentir".

La portavoz de Podemos, Lorena Ruiz Huerta, ha celebrado que la Policía municipal interceptase el autobús, que se haya impedido su circulación y que se tomen medidas judiciales a petición de la Fiscalía sobre un autobús "inaceptable" a fecha de hoy "cuando este debate está completamente superado en la sociedad".

Ruiz Huerta ha señalado la ley regional que prohíbe los mensajes transfóbicos y ha celebrado que el Gobierno de Cristina Cifuentes "se haya apuntado a la defensa vehemente de los derechos de las personas transexuales", ya que "no siempre ha sido así", a su juicio.

"Ese tema está donde debe estar", ha dicho el portavoz popular en el Parlamento regional, Enrique Ossorio sobre la judicialización de la causa. "Los órganos judiciales están analizando si está dentro de la libertad de expresión o no y si puede ser un delito de odio", ha explicado antes de que se hiciese público el auto del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid.

También los servicios jurídicos de la Comunidad estudian si puede ser una infracción administrativa de la Ley de no discriminación LGTBI que se aprobó en esta Asamblea, ha añadido y ha mostrado su satisfacción de que se haya paralizado el funcionamiento del autobús.