Un jurado declara culpable al acusado de matar a un hombre a patadas en Pinto

madrid

| 31.10.2012 - 11:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un jurado popular de la Audiencia Provincial de Madrid ha declarado por unanimidad culpable al hombre acusado de matar a otro a patadas sin motivo aparente en una calle de la localidad de Pinto el 25 de enero de 2011, han indicado fuentes jurídicas. El jurado, formado por ocho mujeres y tres hombres, ha considerado probado que el procesado, Juan Carlos F.L., agredió de Jesús Muñoz García, de 74 años, hasta provocarle la muerte en una calle de Pinto.

Durante el juicio, que comenzó el pasado 22 de octubre, el acusado reconoció los hechos, alegó que había consumido alcohol y tranquilizantes y aseguró que el anciano le hizo gestos obscenos, por lo que explotó y no se pudo controlar.

El Ministerio Público ha mantenido la petición de una pena de once años de prisión por un delito de homicidio, con la circunstancia atenuante de anomalía psíquica.

Por su parte, el abogado del procesado ha solicitado una pena de dos años de prisión por un delito de lesiones en concurso ideal con homicidio imprudente.

Según el relato del fiscal, los hechos ocurrieron el 25 de enero de 2011, sobre las 20:00 horas, cuando el acusado se encontró con Jesús Muñoz García a quien no conocía de nada, en la confluencia de las calles San Martín y Virgen de la Esperanza del municipio de Pinto.

De forma repentina y sin motivo aparente, Juan Carlos le pegó un puñetazo a Jesús, que cayó al suelo, donde el acusado le empezó a dar fuertes y reiteradas patadas en la zona púbica, en el abdomen y en la cabeza, lo que le provocó su fallecimiento.

El acusado padece un trastorno de la personalidad provocado por sus antecedentes de consumo de alcohol y drogas de abuso, que afecta a sus capacidades volitivas, cognitivas y afectivas, impidiéndole controlar sus impulsos y emociones en determinadas circunstancias, aunque es capaz de reconocer la diferencia entre el bien y el mal.