Un juez autoriza la macrofiesta de Vistalegre prohibida por el Ayuntamiento

El juez de lo contencioso administrativo número 5 de Madrid atiende la reclamación de los promotores

El Ayuntamiento la había prohíbido porque tenía "riesgos de seguridad enormes"

Barbero diijo que la fiesta de Vistalegre tenía "riesgos de seguridad enormes"

madrid

| 30.12.2015 - 09:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La promotora del festival de música electrónica Oro Viejo, anunciado para los días 1 y 2 de enero en el Palacio de Vistalegre y prohibido por el Ayuntamiento de Madrid por "problemas de seguridad enormes", mantiene la celebración del evento tras resolver un juez que no existe riesgo y que cumple con las medidas necesarias. Así lo ha asegurado la promotora y el artista DJ Nano en una conferencia de prensa celebrada esta tarde en el Palacio de Vistalegre para informar del auto (resolución judicial), que no ha sido facilitada a los medios por motivos de "protección de datos" y que es firme, según ha manifestado Jesús Álvarez Plaza, abogado responsable del procedimiento de medidas cautelares presentado por la promotora contra la resolución del Consistorio.

El letrado sostiene que el festival se va a celebrar con todas las medidas de seguridad, que el aforo se va a respetar y que 23 personas "uniformadas" controlarán el acceso a la zona VIP, la única que no cuenta con separación, por lo que no hay riesgo de "desbordamientos", tal y como sostiene el Ayuntamiento.

En una nota emitida a primera hora de la tarde, la empresa promotora del festival, Move your Body, SL, explica que después de recibir ayer, 29 de diciembre, un comunicado del Ayuntamiento de Madrid en el que se cancelaba "de manera unilateral" el evento Oro Viejo Festival debido a deficiencias en la seguridad del evento, presentó ante el juez de lo Contencioso administrativo número 5 de Madrid un procedimiento de "medidas cautelarísimas".

"El juez, revisando toda la documentación aportada por la promotora, nos ha dado la razón ya que no existe ningún riesgo para los asistentes del evento debido a que todo los requisitos necesarios para este evento se han cumplido escrupulosamente", ha asegurado Álvarez Plaza en la rueda de prensa.

Los organizadores han vendido hasta hoy por Internet casi 5.500 entradas y esta tarde ya estaban agotadas las más caras (120 euros) y quedaban las de 30 y 60 euros, además de las de 45 para personas con movilidad reducida. El Palacio de Vistalegre tiene un aforo de 12.500 personas y la promotora asegura que lo ha reducido en dos ocasiones para mayor seguridad del evento "a un máximo de 8.400 personas", según la promotora.

Por lo tanto, la dirección de Oro Viejo ha decidido mantener la convocatoria del festival en la fecha y lugar previstos.

La promotora y Dj Nano han anunciado que tomarán las medidas que consideren oportunas tras "desacreditar" al evento y a las personas involucradas en él, "creando un daño muy grande a la imagen y marca de la empresa".

"Después de todo esto, os esperamos a todos el próximo viernes 1 de enero desde las 12 de la mañana en el Palacio de Vistalegre para disfrutar del mayor tributo a la música de baile", concluye la nota. Fuentes de la promotora han asegurado que si el festival fuera suspendido finalmente por el Ayuntamiento el dinero de las entradas sería devuelto.

EL AYUNTAMIENTO DE MADRID LA HABÍA PROHIBIDO ATENDIENDO A RAZONES DE SEGURIDAD

Ante esta decisión, el Ayuntamiento de Madrid ha emitido un comunicado recalcando que, cumpliendo con su obligación de garantizar la seguridad, tomó la decisión de no autorizar dicho espectáculo que estaba previsto para los días 1 y 2 de enero. Señala que a través de la Coordinación General de Seguridad y Emergencias, como órgano competente, se ha apreciado que durante su desarrollo pudieran producirse situaciones de "peligro para los asistentes".

"Esta decisión se había tomado en base a dos informes emitidos por Policía Municipal con el firme propósito de salvaguardar la seguridad ciudadana y después de evaluar los riesgos del evento", han aseverado para añadir que el Consistorio ha cumplido "escrupulosamente" con la obligación de velar por la seguridad.

No obstante, el Consistorio acata las resoluciones judiciales y "garantizará de la manera más eficiente y responsable las condiciones de seguridad previstas para el desarrollo del evento". A su vez, estudia la posibilidad de presentar alegaciones al fallo de "manera inmediata".

El Ayuntamiento de la capital, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid), había decidido prohibir el festival de música electrónica que estaba previsto para los días 1 y 2 de enero en el Palacio de Vistalegre ante el riesgo de exceso de aforo, entre otros motivos que no garantizan la seguridad en el recinto.

Según un comunicado del Consistorio, la Coordinación General de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento ha determinado, como órgano competente, prohibir la celebración del espectáculo 'Festival Oro Viejo' por apreciarse que durante su desarrollo "pudieran producirse situaciones de peligro" para los asistentes al evento.

La decisión se basa en dos informes emitidos por la Policía Municipal en cumplimiento de la Ley 17/1997 de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid, añade la nota. Entre los motivos que han llevado al Consistorio a suspender el festival figuran que los organizadores han presentado con poca antelación el plan de seguridad, en concreto este martes a las 13.45, por lo que resultaba "imposible" la evaluación del mismo.

"Con tan poca antelación es inviable comprobar si su diseño evita los riesgos inherentes a un evento como el que se propone con una duración de más de doce horas", señalan desde el Ayuntamiento.La fiesta tenía previsto comenzar al mediodía del 1 de enero y terminar a la una de la madrugada del día siguiente.

Además, los informes de la policía advierten de que las condiciones estructurales de la grada plantean posibles dificultades de acceso para los servicios sanitarios en caso de que tuvieran que asistir o evacuar a personas que precisaran atención médica.

Las gradas del recinto están concebidas para espectáculos donde el público permanece sentado, lo que puede chocar con las características de este evento de música electrónica, "pudiéndose prever flujos constantes e incontrolados de público por todo el recinto siendo prácticamente imposible su control", según los informes policiales.

A esto hay que sumar un peligro de sobreaforo, la posible obstaculización de las vías de evacuación, así como la posibilidad de que se incumpla la sectorización del recinto, como ocurrió en el Madrid Arena cuando murieron cinco jóvenes.

La memoria de instalación presentada por la empresa organizadora preveía la instalación de vallas a lo largo del perímetro de la pista para evitar que las personas sin entrada a esa zona pudiesen acceder a la misma. Sin embargo, el informe policial, con fecha de 29 de diciembre, afirma que el ingeniero encargado no tiene prevista su instalación.

Todas estas consideraciones hacen que los elementos de seguridad del evento no queden garantizados, por lo que el Área de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, a través de la Coordinación General de Seguridad y Emergencias, ha determinado inviable la celebración de la fiesta de música electrónica.

BARBERO DICE LA FIESTA DE VISTALEGRE TENÍA "RIESGOS DE SEGURIDAD ENORMES"

El Ayuntamiento de Madrid no había autorizado la celebración del Festival Oro Viejo en el Palacio de Vistalegre en razón de un previsible exceso de aforo que pudiera generar "problemas de seguridad enormes", según ha dicho hoy el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento, Javier Barbero que ha explicado que había un "riesgo importante" porque no había sido "sectorizado" el aforo, de manera que existía la posibilidad de que la gente cambiara de sector en las gradas o que invadiera desde estas la pista central.

"Los riesgos desde el punto de vista de seguridad son enormes y no tiene sentido jugárnosla", ha afirmado el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento al explicar por qué el Ayuntamiento ha preferido no autorizar la fiesta.

Acerca del dinero de las alrededor de cinco mil entradas supuestamente ya vendidas para la fiesta, Barbero ha asegurado que "lo lógico es que lo devuelvan", pues "todos los promotores saben que hasta que no contar con la autorización no deberían vender, y si se hace antes por cuestión tiempo cada uno conoce los riesgos que asume".