Un joven arranca a mordiscos la oreja a otro en una reyerta por celos

Esta madrugada en la calle Peña de la Atalaya de Puente de Vallecas

Dos chicos y dos chicas todos ellos de nacionalidad dominicana se vieron implicados en el sucesi

madrid

| 10.06.2014 - 12:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un joven ha arrancado a mordiscos casi toda una oreja a otro hombre en una reyerta desencadenada por celos en el distrito de Puente de Vallecas, han indicado a Europa Press fuentes policiales.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 5.20 horas de este lunes a la altura del número 83 de la calle Peña de la Atalaya. Dos chicos y dos chicas, todos de nacionalidad dominicana, se enzarzaron en una pelea y se lanzaron botellas. En un momento dado, uno de ellos arrancó un trozo de oreja a otro, la arrojó a la calle y huyó camino a la estación de Cercanías.

Un indicativo de la Policía Municipal acudió al lugar y se encontró con este herido, Ricardo Alfonso M.R., de 22 años, quien le manifestó que el autor de la agresión había sido un individuo llamado Gregory H., apodado 'Kevin'. Allí también se encontraba una mujer, Carmen D.L., de 32 años, con un golpe en la cabeza, quien manifestó que también le habían pegado.

Tras aportarle las características físicas del supuesto agresor, los agentes encontraron a un hombre con parecida descripción, sin camiseta y con la cara ensangrentada en la calle Puerto de Balbarán esquina con Peña de Atalaya. Tras pararle, confirmó a los policías que había tenido una pelea y que el transcurso de la misma le había propinado un mordisco a un hombre, arrancándole la oreja y tirando ese trozo pocos metros después.

Los agentes detuvieron a Gregory y poco después encontraron el trozo y se lo llevaron a los indicativos del Samur-Protección Civil, que a su vez lo trasladaron en una ambulancia básica, junto a su dueño, al hospital Gregorio Marañón de Madrid. Asimismo, llevaron al detenido, al que realizaron una cura y poco después fue derivado a comisaría para tomarle declaración.

Por su parte, Carmen no recibió asistencia médica por su propio deseo. La Policía tomó declaración a la otra chica, Bibian, que relató que la pelea comenzó por un asunto sentimental de celos entre ambas parejas.