Un hombre acepta tres años de cárcel por retener a un niño en Colmenar de Arroyo

madrid

| 14.09.2016 - 11:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Alejandro Agustín B.S.M., acusado de retener durante cinco horas a un niño de dos años en una guardería de Colmenar del Arroyo el 12 de mayo de 2015, se ha declarado hoy culpable de los hechos y ha aceptado una pena de tres años de cárcel y una multa de 540 euros.

En la vista oral celebrada en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Madrid, la Fiscalía ha llegado a un acuerdo con la defensa y con la acusación que ejerce la familia afectada y ha rebajado la pena de cuatro años y cinco meses a tres años de prisión.

El acusado, que se ha declarado hoy culpable de los delitos de secuestro de menor y lesiones, también ha aceptado someterse a tratamiento médico durante tres años y una orden de alojamiento de diez años del menor y su entorno y de la escuela infantil a la que asistía.

Alejandro Agustín, en la cárcel desde el momento de los hechos, intentó sin éxito cerrar la guardería y quedarse en el interior con los niños hace tres años. Al no conseguirlo, trató de coger a dos niños que estaban en su carrito hasta que finalmente se encerró en uno de los baños con un menor de dos años que pasaba por allí.

Durante el encierro sujetó con fuerza al menor y exigió a la Policía, como condición para liberarlo, una televisión y que se personaran en el lugar los medios de comunicación para dirigirse a los mismos con el fin de exponer unos motivos que solo quería comunicar delante de la prensa.

El procesado llevaba un cúter que llegó a poner a escasa distancia del cuello del menor hasta que, gracias a la intervención de la Guardia Civil, cesó voluntariamente en su propósito.

Su letrado ha declarado hoy ante los medios que Alejandro estaba sometido a "un estado de ansiedad que le superó" y que podía estar motivado por problemas económicos y familiares.

Ha recordado además que "está demostrado el estado mental transitorio" en el que se encontraba el acusado, quien está "muy arrepentido" y al que le ha recomendado que se marche del pueblo.