Un error de trámite obliga a suspender el juicio contra un agente por abatir a un mendigo en Barajas

El vagabundo le amenazó con un pistola simulada y el agente le descerrajó cuatro tiros, sin matarle

Audiencia Provincial de Madrid

madrid

| 14.01.2014 - 10:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Audiencia Provincial de Madrid ha suspendido este martes el juicio que tenía previsto celebrar contra un agente de la Policía Nacional por disparar a un mendigo en Barajas por un error de trámite al no estar citado en la vista oral el abogado del Estado, han informado fuentes jurídicas.

De este modo, la causa deberá volver a la fase intermedia del procedimiento en aras a que se le de traslado al abogado del Estado del proceso y emita su escrito de calificación de los hechos.

En el escrito de acusación, el fiscal entiende que concurre un delito de tentativa de homicidio, si bien no reclama pena al estimar que los disparos se produjeron en el ámbito penal de la legítima defensa. Esta circunstancia le eximiría de responsabilidad penal.

Los hechos se produjeron sobre las 19.30 horas cuando dos agentes de la comisaría de Hortaleza fueron comisionados para acudir a la Terminal 1 de Barajas tras detectarse una maleta sospechosa. Los agentes no sabían entonces que ese bulto pertenecía a un mendigo habitual de Barajas.

Tras una inspección, los agentes hallaron un carro con maletas. De este modo, se acercaron a la víctima para preguntarle sobre esos bultos, identificándose como policías.

Al pedirle la identificación, sacó un cuchillo e intentó cortar a uno de los agentes. Ante esta situación, éstos sacaron su arma y le apuntaron. Tras observar que cada vez se iba poniendo mas agresivo, uno de los agentes efectuó un disparo en el suelo.

Tras ello, la víctima sacó de un bolsillo una pistola negra y encañonó al agente y a varias personas que en ese momento se encontraban en el aeropuerto. Ante el riesgo inminente, el acusado efectuó cuatro disparos.

El fiscal detalla que la pistola negra era un arma simulada, apta para el lanzamiento de pequeñas bolas de plástico. Y que por su apariencia podría ser confundida con un arma real.