Un dispositivo satelital permitirá tener localizados a los bomberos en los incendios forestales

madrid

| 14.10.2011 - 17:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las Brigadas Forestales de la Comunidad de Madrid han diseñado y desarrollado un nuevo sistema de control de flotas, de personal y de asistencia en situaciones de emergencia para favorecer la localización e incrementar la seguridad.

La consejera de Presidencia y Justicia, Regina Plañiol, ha visitado hoy el Centro Operativo de Incendios Forestales de Buitrago de Lozoya para comprobar el funcionamiento de esa herramienta.

El proyecto, denominado FENIX, utiliza la comunicación vía satélite, con lo que se salva la dificultad de las zonas oscuras o sin cobertura en los lugares de más dificultad de los montes y su operatividad está asegurada veinticuatro horas al día, 365 días al año.

El sistema se compone de un servidor central que cuenta con un software desarrollado expresamente para este proyecto y que permite tener localizados permanentemente, tanto a nivel individual como global, a los equipos que trabajando en el campo, en labores de prevención o de emergencia.

Esa localización se refleja en una cartografía de la que se dispone en el centro de control y que permite también determinar la ruta o desplazamientos que llevan a cabo cada uno de ellos.

Cada operario lleva insertado en un brazalete un dispositivo que emite, vía satélite, su situación exacta en cada instante.

El dispositivo, además, incluye un pulsador que, en caso de emergencia o necesidad, da un aviso instantáneo al centro de control.

En una pantalla aparece el nombre de la persona que ha enviado el aviso de emergencia, el lugar exacto en el que se encuentra y todos aquellos datos que puedan ser de utilidad, como su grupo de trabajo, labores que llevaba a cabo y datos personales.

El dispositivo tiene forma de una petaca, de menos de 150 gramos de peso, que va adherida a un brazalete que porta el operario y que puede resistir golpes, humedad o altas temperaturas.