Un código permitirá al farmacéutico identificar al paciente con VIH a través de la receta

Pagarán el 10 por ciento del precio de los medicamentos financiados por el Sistema Nacional de Salud

Esta distinción no ha sido bien recibida por algunos enfermos de SIDA

Una farmacia (telemadrid)

madrid

| 22.09.2012 - 12:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Comunidad de Madrid ha creado un código específico para las recetas de los enfermos con VIH, de modo que a partir de ahora incorporan las siglas 'CAMP' para que los farmacéuticos conozcan cuál es su situación y el precio que tienen que pagar por sus medicamentos.

Una medida que, según han asegurado fuentes de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, se ajusta a lo establecido por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en su reforma sanitaria, por la que se establece que los enfermos del sida pagarán el 10 por ciento del precio de los medicamentos financiados por el Sistema Nacional de Salud, dispensados a través de receta oficial, con un tope máximo de 4,13 euros.

Por ello, estas mismas fuentes han asegurado que la creación de un código se tendrá que implantar en el resto de las comunidades autónomas para no crear "discriminación" entre enfermos de distintas regiones y porque, han apostillado, es una medida para que estos pacientes "paguen menos" y "no para que los farmacéuticos" conozcan su enfermedad, a pesar de que son el único colectivo con esta diferenciación en el copago de medicamentos.

No obstante, esta distinción no ha sido bien recibida por algunos enfermos de sida ya que, según ha asegurado el portavoz de IU en la Comisión de Sanidad, Gaspar Llamazares, han sido "muchas" las ONG que se han puesto en contacto con su Grupo Parlamentario para denunciar esta "ilegal e injusta" medida.

Por ello, Llamazares ha registrado una pregunta, en el Congreso de los Diputados, al Gobierno de Mariano Rajoy para que explique cuáles son los motivos por los que se tiene que identificar a estos pacientes sin, además, contar con su consentimiento.

"Esto es una revelación parcial de la historia clínica que queda así expuesta a la farmacia o a los dependientes de la mismas, según sea quién atienda, vulnerando el derecho a la privacidad", argumenta en su escrito el dirigente de IU, quien ha comentado la posibilidad de que estas distinciones se estén llevando a cabo en otras regiones españolas.

EL MINISTERIO NO TIENEN COMPETENCIAS EN ESTA MATERIA

Fuentes del Ministerio consultas por Europa Press, han recordado que la aplicación de estas medidas son competencia exclusiva de las comunidades autónomas y han asegurado que no han emitido ninguna norma para que se lleve a cabo esta identificación.

Ahora bien, sea competencia ministerial o autonómica, esta medida ha suscitado las críticas --además de IU-- de colectivos de enfermos del sida. Así, el representante de la Coordinadora Estatal de VIH-Sida (CESIDA), Juan Ramón Barrios, la ha calificado de "ilegal, injusta y discriminatoria" ya que, ha recordado, esta enfermedad sigue teniendo un "gran estigma social".

"Esto es totalmente ilegal, injusto y discriminatorio porque la notificación de si tienes VIH es totalmente voluntaria y hay que respetar la confidencialidad porque el colectivo de estas personas está especialmente discriminado y no tiene por qué saber nadie su condición de seropositivo", ha subrayado Barrios en declaraciones a Europa Press.

Asimismo, el responsable de Salud de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Santiago Redondo, ha confirmado que han habido quejas por parte de enfermos de VIH ante esta medida que, a su juicio, "no tiene sentido". No obstante, ha reconocido que otros pacientes la han recibido con optimismo porque "van a pagar menos" por los medicamentos.

"Hay opiniones enfrentadas y a unos les pesa más la economía y a otros la visibilidad, especialmente entre aquellos que viven en pueblos pequeños y que no quieren que su entorno conozca su enfermedad", ha zanjado Redondo.