Un 25% de los establecimientos madrileños inspeccionados en las rebajas incumple la normativa de consumo

Una treintena de técnicos municipales visitarán 1.800 tiendas entre el 3 de enero y el 31 de marzo

madrid

| 29.12.2010 - 13:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Uno de cada cuatro establecimientos comerciales de la ciudad de Madrid que fueron inspeccionados durante las pasadas rebajas navideñas incumplía la normativa de consumo, según ha explicado este miércoles el delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana, Miguel Angel Villanueva, en rueda de prensa. Así, de las 2.060 tiendas que fueron visitadas entre enero y marzo de este año, un 25 por ciento presentaba alguna irregularidad, siendo la más habitual el anuncio de rebajas generalizadas cuando los artículos rebajados eran menos de la mitad, ilegalidad en la que incurrían el 10,3 por ciento de los establecimientos. Una treintena de técnicos municipales visitarán 1.800 tiendas entre el 3 de enero y el 31 de marzo coincidiendo con el periodo de rebajas.

Además, el 8,8 por ciento de las tiendas no exhibían las fechas elegidas para la realización de las rebajas, un dato que cae ligeramente con respecto al 9,5 por ciento registrado en la misma campaña inspectora de 2009.

Asimismo, el 6,9 por ciento de las tiendas no exhibían el precio anterior y el rebajado de los productos expuestos en el escaparate, situación que se repetía en el 4,9 por ciento de los casos cuando se revisaban las etiquetas de los productos expuestos en el interior de las tiendas.

También se detectó que en el 6 por ciento de los comercios no se identificaban correctamente los artículos rebajados, el 6,7 por ciento no exhibían los precios de los arreglos, el 5,8 por ciento carecía de hojas de reclamaciones, el 4,6 por ciento no las anunciaba, el 5,1 por ciento de los documentos justificantes de compra no incluían todos los datos preceptivos y el 5,7 por ciento de los establecimientos emitía publicidad o exhibía carteles que inducían a error o vulneraban los derechos de los consumidores.

"El grado de incumplimientos se mantiene en cifras similares durante estos siete años. Entre 2006 y 2007 hubo un incremento importante de seis puntos, pero en 2008 las cifras cayeron diez puntos", ha señalado Villanueva.

Además, ha resaltado que "en los últimos cinco años han ido aumentado de manera constante las inspecciones en establecimientos comerciales en época de rebajas", con 2.060 inspecciones en 2010, un 8 por ciento más que en 2009 y un 26 por ciento más que en 2006. Desde las 1.339 inspecciones realizadas en 2005 estas actuaciones han crecido un 53,4 por ciento.

CAMPAÑA DE REBAJAS 2011

Por otra parte, Villanueva ha anunciado que una treintena de técnicos de consumo visitarán 1.800 tiendas entre el 3 de enero y el 31 de marzo, época en que se desarrollarán las rebajas invernales de 2011. Esta cifra es similar al objetivo de la anterior campaña, si bien las previsiones son que finalmente aumente algo el dato.

Previamente a la puesta en marcha de esta campaña, el Ayuntamiento de Madrid ha realizado una comunicación previa a 75 organizaciones empresariales y profesionales que agrupan a la mayoría de los establecimientos para informarles de los requisitos que han de cumplir.

Los aspectos específicos de las rebajas que se controlarán en esta campaña son que la exhibición de las fechas de las rebajas elegidas por cada comerciante esté en lugar visible al público, incluso cuando permanezca cerrado el establecimiento, y que dichas fechas se adecuen al período establecido legalmente en la Comunidad de Madrid, mínimo una semana y máximo dos meses a elegir en el periodo marcado.

Además, se certificará que se especifican los precios inicial y rebajado de cada uno de los artículos expuestos, tanto en el escaparate como en el interior del establecimiento, así como que no se anuncien rebajas con carácter general cuando sólo estén rebajados menos de la mitad de los productos ofertados, en cuyo caso los productos deberán estar separados y diferenciados de los no rebajados para no inducir a equívocos.

Los establecimientos tienen la obligación asimismo de disponer de Hojas de Reclamaciones y del cartel que las anuncia de acuerdo con el modelo oficial, así como de hacer entrega de facturas o documentos acreditativos de las operaciones efectuadas.

No deberán aparecer en las tiendas carteles con publicidad o con cláusulas que puedan inducir a error al consumidor o vayan en contra de los derechos de los consumidores. Si se anuncian tarjetas de crédito o débito estas deberán ser admitidas como medio de pago, salvo que se anuncie al público lo contrario.

Además, los artículos deben estar en perfectas condiciones ya que "un artículo rebajado no es sinónimo de un artículo deteriorado", y si se anuncian arreglos es obligatorio exponer los precios.

CONSEJOS A LOS CONSUMIDORES

Por otra parte, el Gobierno municipal también recuerda a los madrileños que "una rebaja del precio no supone la reducción de sus derechos como consumidor, ni de la calidad de los productos ofertados o de las garantías que legalmente les corresponden". Además, traslada una serie de consejos a los consumidores de cara a las compras en rebajas, tales como que planifiquen los artículos que se desean adquirir y establezcan un presupuesto, así como que comparen precios entre diversos centros.

También se recomienda no comprar artículos deteriorados, que se aseguren de las posibilidades que le ofrece el comerciante de cambiar o devolver el producto en caso de no existir causa justificada, y que soliciten siempre el justificante de la compra. "Es su derecho, y es fundamental en caso de cambio o reclamación", ha destacado el delegado.

Los derechos de los consumidores también incluyen la posibilidad de formular las reclamaciones que estimen pertinentes, ya que los establecimientos están obligados a disponer de Hojas de Reclamaciones y facilitarlas a los consumidores que quieran reclamar.

Por último, los establecimientos que exhiben el distintivo de adhesión al Sistema Arbitral de Consumo ofrecen mayores garantías frente a posibles reclamaciones de los consumidores, que serán sometidas a un procedimiento gratuito, rápido y vinculante para las partes.

Ante cualquier duda que le surja al consumidor o cuando crea lesionados sus derechos, puede acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor (Gran Vía, 24) o bien dirigirse a las OMIC situadas en cada uno de los 21 Distritos de la capital o al teléfono 010.