Tres 'guardias civiles ful' roban un camión lleno de polvo de catalizadores

madrid

| 28.10.2015 - 13:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Tres hombres han robado, haciéndose pasar por guardias civiles, un camión con varias toneladas de polvo de catalizadores de vehículos, un material del que se extrae metales preciosos como el platino o el cromo, según han confirmado fuentes policiales.

El robo tuvo lugar este lunes por la tarde en la M-50. Tres personas haciéndose pasar por guardias civiles se colocaron en un coche delante del camión y lo pararon utilizando un lanzadestellos. Una vez apeado del vehículo el chófer le intimidaron y le amordazaron.

Uno de los delincuentes tomó las riendas del camión. Horas después dejaron al camionero en la gasolinera de la calle Arroyo del Soto, en el polígono industrial de la Laguna en Leganés, desde donde avisó a la Policía.

Sin embargo, el rastro del camión ya se había perdido. En su interior transportaba 41 bidones de polvo de catalizadores, un material que se utilizar para fabricar catalizadores y que en el mercado negro alcanza un gran valor, porque está compuesto por materiales preciosos, fundamentalmente de platino.

El 'modus operandi' denota que el robo estaba perfectamente planificado y que el camión ha acabado en alguna nave próxima a la zona. La Policía busca también el coche que utilizaron los ladrones, ya que conocen su matrícula. Se trata de un Renault Premiu rojo con un remolque gris, según ha detallado el diario 'El País'.

En los últimos años el robo de este tipo de material y de catalizadores ha crecido exponencialmente. Teniendo en cuenta que el gramo de platino tiene un precio de 30 euros y en cada catalizador hay dos gramos de media, el precio que pueden sacar el ladrón por cada uno es de 60 euros. El precio en el mercado de un catalizador completo suele costar entre 300 y 500 euros