Tres detenidos por parar trenes de Metro para hacer grafitis y difundirlo

Línea 7 de metro

madrid

| 31.05.2016 - 12:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

La Policía ha detenido a tres jóvenes por parar trenes de Metro, accionando el freno de emergencia, para pintar grafitis y luego difundirlo en redes sociales, según ha informado la Jefatura Superior de Policía.

Los arrestados, uno de los cuales tiene antecedentes policiales, están acusados de un delito de daños y desordenes públicos ya que, según las investigaciones, subían a un convoy y, en un determinado punto del recorrido, accionaban el freno de emergencia. Una vez detenido el tren, saltaban a las vías o al andén y realizaban las pintadas para huir posteriormente por alguna de las salidas de emergencia.

La investigación comenzó el pasado mes de febrero, después de que una madrugada unos jóvenes accionaran el freno de emergencia y paraban el convoy, con personas en su interior, a la altura de la estación de Pirámides. Mientras unos realizaban la pintada, otro grababa el acto vandálico para subirlo en diferentes redes sociales.

La Policía constató que los presuntos autores conformaban un grupo organizado y conocían perfectamente la distribución del suburbano. Además portaban mochilas con material de pintura y con las llaves o herramientas que utilizaban para la apertura de los diferentes habitáculos del tren. Tras una dificultosa identificación, ya que los individuos iban embozados y no utilizaron ninguna firma conocida, tres de ellos fueron detenidos hace pocos días.

La Policía ha recordado que estos parones o "palancazos" provocan graves desperfectos en los vagones e instalaciones del suburbano. Además, la interrupción de un servicio publico provoca un alto grado de inseguridad en los viajeros y pone en peligro la integridad física de los usuarios, de los trabajadores e incluso de los propios autores del acto vandálico.

Las pintadas conllevan la sustitución y reposición del convoy lo que implica enormes gastos del costoso material ferroviario.