Transportes habla de "normalidad" durante las primeras horas del cierre de la L5

Sindicatos de Metro ven "insuficiente" las alternativas al cierr

Usuarios afirman estar "desorientados" a la hora de usar los servicios especiales

Estación de Metro

madrid

| 03.07.2017 - 13:00 h
REDACCIÓN

Las primeras horas del cierre de la L5 de Metro de Madrid y su dispositivo de refuerzo en el transporte, que se ejecutará previsiblemente hasta el 3 de septiembre, ha comenzado este lunes "desarrollándose con total normalidad", según ha indicado a los medios el consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad, Pedro Rollán.

A raíz de la puesta en marcha de las alternativas de movilidad, algunos usuarios del Metro de Madrid se han quejado en las redes sociales de los cambios entre los distintos medios de transporte, los tiempos de espera y las colas para acceder a los autobuses.

Los sindicatos CCOO y UGT en Metro de Madrid consideran que las alternativas de movilidad planteadas al cierre de la línea 5 de Metro son "insuficientes" y afirman que deberán ponerse más autobuses a lo largo de los dos meses que estará cerrada.

DISPOSITIVO DE REFUERZO

El nuevo dispositivo, preparado para acoger a cerca de 250 mil personas, contará con un refuerzo en los cuatro servicios gratuitos del suburbano más próximos a la zona de influencia (L2, L3, L4 y L6) y un aumento de 15 líneas convencionales de la EMT, así como con apoyos en la línea C5 de Cercanías Madrid.

Así, se ha incrementado la capacidad de transporte para transportar a más 60 mil pasajeros a través de los refuerzos en las líneas de metro próximas a la L5, unos 5,5 mil en la C5 de Cercanías durante horas puntas y unos 21 mil pasajeros más a través de las 15 líneas reforzadas de la EMT, lo cual sobrepasaría "con creces" las estimaciones de transportes de este lunes (de entre 170 y 180 mil viajeros).

A pesar de las actuaciones del primer día, en el que el consejero ha reconocido que la gente "todavía no se ha adaptado", el Consorcio Regional de Transportes se reunirá este martes con el Ayuntamiento de Madrid para mejorar las actuaciones del dispositivo, en concreto, que los vehículos de la EMT puedan comenzar sus trayectos "entre 5 y 10 minutos antes".

El fin de este encuentro es que el Consistorio también ejerza "una especial atención al acondicionamiento del carril bus", que sobre todo en la calle Alcalá ha contado con un número "muy importante" de vehículos que no deberían circular por ahí. No obstante, Rollán espera que la situación se normalice y la gente se acostumbre en las próximas "48 o 72 horas".

INCREMENTO SERVICIO EMT

En cuanto al aumento de efectivos por el refuerzo veraniego, Rollán ha señalado que la suspensión del servicio en la línea 5 de Metro ha provocado el incremento del servicio en la EMT en 85 buses, divididos en 60 para los cuatro servicios especiales, 21 en las líneas convencionales y un retén de 4 autobuses para "refuerzos puntuales" en la sustitución del recorrido, que abarca alrededor de 23,5 kilómetros distribuidos en 32 estaciones.

Así, los nuevos cuatro servicios ejecutados para garantizar la movilidad en lugar de la L5 de Metro discurrirán desde las 06 hasta las 01.30 horas entre los ejes Alameda de Osuna-Canillejas (con una frecuencia de 5 minutos), Canillejas-Manuel Becerra (cada 3 minutos, siendo éste el servicio que ha experimentado un mayor tráfico de pasajeros durante la mañan del lunes), Embajadores-Aluche (3 minutos de frecuencia) y Aluche-Casa de Campo (5 minutos). Por otro lado, se mejorarán las líneas convencionales con las rutas 17, 25, 34, 35, 116, 118, 119 (en la zona suroeste) y las rutas 1, 74, 28, 38, 48, 77, 105, 115 (en las zonas centro y noreste).

Según el consejero, la celebración del WorldPride en Madrid este fin de semana ha retrasado las obras en el Metro "dos o tres días", aunque espera finalizarlas en el plazo previsto el 3 de septiembre, lo cual supone 62 días de reformas en la señalización, comunicación, cambio de catenaria, iluminación y la renovación de las estaciones Suanzes, Canillejas, Torres Arias y Aluche.

La inversión, que supone a la Comunidad una cifra de alrededor de 66,7 millones de euros, se ha producido en verano para "minimizar las molestias" debido a la caída de la demanda en la temporada estival, que baja casi la mitad.