Tomás Gómez acusa a Aguirre de atacar al comercio y a los ciudadanos con la libertad de horarios

madrid

| 26.12.2011 - 13:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha acusado hoy a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, de ser la promotora de una ley de libertad de horarios comerciales que atacará al pequeño comercio, a los ciudadanos "que podrán elegir menos" y al empleo, ya que destruirá puestos de trabajo.

El líder de los socialistas madrileños ha realizado hoy estas declaraciones tras visitar varios comercios minoristas de la Calle Alcalá, en el distrito de Goya, en el que los comerciantes le han trasmitido su rechazo a la nueva normativa que regulará el horario de los comercios.

Esta ley, que previsiblemente entrará en vigor en marzo, es un "ataque brutal" a un sector, el del pequeño y mediano comercio, que ya ha recibido muchos otros golpes "con leyes injustas", ha reivindicado Gómez, quien ha recordado que la Comunidad es la región con mayor densidad de grandes superficies por ciudadano.

En cambio, la densidad de pequeño y mediano comercio por habitante es aproximadamente un veinte por ciento menos que la media nacional, ha reseñado. Y es que para Gómez, Aguirre ha preferido "las multinacionales a los pequeños comercios", cuando "lo mejor" para el ciudadano es que exista una mayor competencia y que "pueda elegir" entre ambas opciones.

Celestino Carnorea, el propietario de una de las tiendas que ha visitado el dirigente socialista, ha denunciado el "acoso y derribo" que sufre el pequeño y mediano comercio cuando es una sector que "genera empleo y da servicio", y ha exigido al Gobierno regional una "ley justa" relativa a horarios comerciales. La "apertura desmesurada", ha explicado este propietario de una tienda de vaqueros, "no vale para nada" y favorece a cuatro superficies.

Anteriormente, ha explicado, los sábados se vendía entre un 50 y un 70 por ciento más que el resto de días laborables, pero hoy en día se ha notado una disminución de las ventas, ya que los compradores aplazan sus compras entre varios y muchas de esas compras se van al gran comercio.

Para el representante de Copyme -Confederación Nacional de Pequeñas y Medianas Empresas-, Salvador Bellido, el análisis de Esperanza Aguirre para elaborar esta normativa es "parcial e interesada" ya que se ampara en datos "que no son reales" y su principal efecto será un "empobreciendo paulatino" del pequeño comercio.