La lluvia impide la procesión de Jesús de Medinaceli, el paso estrella de Madrid, con 800.000 seguidores

madrid

| 22.04.2011 - 11:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La procesión de Jesús Nazareno de Medinaceli fue suspendida apenas una hora antes de su inicio, previsto para las 19.00 horas de este Viernes Santo, debido a la lluvia que a esas horas caía de manera intermitente sobre la capital y que se ha convertido en triste protagonista de la jornada para los fieles.

Con salida desde la Basílica de Jesús de Medinaceli, la procesión del mismo nombre es la que congrega a un mayor volumen de devotos en Madrid. De hecho, se estima que cada año acuden a esta cita cerca de 800.000 personas, según datos facilitados por el Consejo de Cofradías de Madrid.

Visiblemente afectado, el vicehermano mayor de la Hermandad de Jesús el Nazareno, Mariano Molano, ha explicado Televisión que "ya estaba casi prevista la cancelación" de la procesión ya que estaba prevista lluvia para la hora de la salida del paso y sacarlo "habría sido un caos".

En este sentido, ha asegurado que "son los primeros en querer que salga la procesión", pero que "con todo el dolor de su corazón" no iban a exponerse, entre otras razones, porque la lluvia podría dañar la imagen "que tiene cuatro siglos".

Como alternativa, según ha explicado el vicehermano mayor, la Hermandad ha decidido organizar un 'besapiés' para que todos los devotos que esperaban para ver el paso, pudieran acercarse a besarlo. Sin embargo, la idea no ha podido con la desilusión palpable entre los asistentes, aunque algunos han asegurado que volverán al año que viene.

La salida del Cristo de Medinaceli estaba prevista esta tarde a las 19.00 horas de la iglesia de la Plaza de Jesús; después el recorrido se habría desarrollado por la plaza de las Cortes, Cibeles, el paseo del Prado y la carrera de San Jerónimo.

Desde el Jueves Santo el paso ya se encontraba arreglado y decorado ya se habían colocado unas maderas en la entrada de la Basílica para que los costaleros pudieran sacar la escultura, de gran altura y peso, puedan sacar la escultura.