Teresa Romero ya está curada

La auxiliar de enfermeria reconoce que temió por su vida

El alta médica tardará en llegar ya que dependerá de cómo evolucionen los órganos afectados

En el plazo de una semana se irá dando el alta a los 15 contactos de la paciente

Los médicos afirman no haber sentido inseguridad con materiales del ébola

madrid

| 21.10.2014 - 17:07 h
REDACCIÓN

La última prueba PCR del virus del ébola que se ha realizado a la auxiliar de enfermería Teresa Romero ha vuelto a dar negativo y se considera que la paciente está curada desde el punto de vista de haber superado la infección, según los criterios que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se trata del cuarto test negativo consecutivo en el caso de Teresa Romero y con ello, según los criterios de la OMS, se da por superada la enfermedad, aunque seguirá ingresada en el centro hospitalario para que la recuperación de los efectos que ha tenido la infección para su salud.

Así lo han indicado en la rueda de prensa donde han comparecido los facultativos de la Unidad de Medicina Tropical del Hospital La Paz-Carlos III Marta Arsuaga, Marta Mora y Fernando de la Calle, junto al jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas-Medicina Tropical, José Ramón Arribas, para informar sobre el estado de salud de Teresa Romero.

Pese a que la infección están controlada, Arribas ha indicado que se debe tener "precaución" sobre la salud de Teresa Romero porque "no está en su estado previo" al contagio y una infección grave como el ébola produce daños cuya recuperación "lleva tiempo".

Preguntados por qué secuelas puede tener la paciente, los médicos han señalando que "va mandando la evolución clínica" y cómo se va comportando con el paso de los días. Por eso, han explicado que van a seguir con la "vigilancia y el estudio", "para ir controlando y poniendo tratamiento si hiciera falta".

No obstante, el facultativo ha aclarado que un paciente de ébola se puede recuperar completamente y que la enfermedad no tiene por qué dejar secuelas. Además, la paciente no requiere ya en su estado medidas de seguridad y protección que marcan los criterios de la OMS (podría ser derivada a planta), aunque pudieran aplicarse atendiendo a "otras consideraciones".

Según adelantaba la portavoz de la familia, Teresa Romero, si la prueba era negativa, Teresa podría pasar a planta mañana, aunque los médicos no han querido desvelar si permanecerá en la sexta planta, donde ha estado aislada ahora, o pasará a la quinta, donde hay otros pacientes en observación.

"ENORME FORTALEZA FISICA Y MENTAL"

Arribas ha añadido que la paciente ha demostrado una "enorme fortaleza física y mental" para superar la patología y que se le ha dado tratamiento de soporte y también sueros antivirales. En este sentido, el equipo médico no puede afirmar si los nuevos medicamentos "añaden eficacia" en el virus pero ha recalcado que aportarán su experiencia al resto de equipos médicos que tratan casos de ébola.

Por su parte, Mora ha explicado que pese al alto índice de mortalidad del virus, sobre todo en pacientes en Africa, la paciente ha logrado curarse y ello es un motivo de satisfacción.

Mientras, tanto Arribas como Mora han asegurado que los equipos de protección que usan los facultativos para evitar riesgos de contagio están "por encima de las recomendaciones" de la Organización Mundial de la Salud.

En este sentido, la facultativa ha dicho que el traje de protección genera disconfort y algunas dificultades en la atención del paciente y para su retirada, "pero en ningún momento pudiera dar sensación de falta de seguridad".

Los facultativos han manifestado que no pueden aportar información sobre las circunstancias del contagio de Teresa (en referencia a si se pudo tocar con un guante) ni sobre si se le ha aportado suero antiviral de la religiosa Paciencia.

Mientras, Arsuaga ha añadido que tanto para la paciente como para los facultativos han sido "días duros" y que el objetivo ahora del equipo médico es que Teresa Romero vuelva a su estado de salud normal. Al respecto, Mora ha asegurado que están "contentísimos" por la evolución de Romero.

ESTA SEMANA IRAN RECIBIENDO EL ALTA LOS CONTACTOS AISLADOS

El primer grupo de pacientes, en el que por ejemplo estaría la médico de Atención Primaria que atendió a Teresa tras experimentar los primeros síntomas, recibirá el alta entre este lunes y el martes; un segundo grupo podrá volver a casa a finales de semana, y el último grupo recibiría el alta el próximo lunes 27, entre los que estarían los profesionales que la atendieron durante su ingreso en el Hospital de Alcorcón.

Junto a ellos hay otras 68 personas en seguimiento domiciliario ya que son contactos de bajo riesgo, y cuatro personas que ingresaron la semana pasada por haber estado en zonas de riesgo, que de momento han dado negativo en todas las pruebas realizadas.

TERESA ROMERO RECONOCE QUE TEMIÓ POR SU VIDA

La auxiliar de enfermería contagiada por ébola, Teresa Romero, ha reconocido que temió por su vida, después de los días más críticos que ha pasado ingresada en el Hospital Carlos III de Madrid, según ha explicado la portavoz de la familia, Teresa Mesa, tras acudir al centro.

"Ha habido un momento que pensaba que se moría", ha dicho ante los medios de comunicación Mesa, quien ha explicado que le han realizado la segunda prueba para descartar que siga con el virus en el organismo, y que si da negativo, algo que se sabrá por la tarde, mañana será trasladada a planta, o bien a la quinta, o a otra habitación de la sexta, donde se encuentra ahora aislada.

La portavoz ha señalado que su marido, Javier Limón, está "muy contento", que recibirá el alta la semana que viene, el día 27 o el día 28, y que ya tiene un abogado para emprender las acciones legales que considere oportunas en relación con la gestión de todo el asunto de su mujer.

En cuanto a Teresa, ha explicado que ha vuelto a señalar que no recuerda haber dicho que se había rozado con el guante el rostro, a lo que Mesa ha añadido que en su estado "podía decir que sí a todo". Insiste en que "lo que hizo, lo hizo bien", ha indicado Mesa, quien ha destacado que la auxiliar se va a mostrar "colaboradora" con el comité de expertos y que se encuentra "muy agradecida" al trabajo del equipo médico y la atención de los médicos.

NO RECUERDA HABERSE TOCADO LA CARA TRAS TRATAR A GARCÍA VIEJO

La auxiliar de enfermería infectada por el virus del Ébola, Teresa Romero, cree que lo hizo "todo bien" mientras atendió al misionero Manuel García Viejo, y "no tiene noción de haberse tocado la cara", según ha trasladado ella misma a la portavoz de la familia.

Mesa, en declaraciones a las puertas del hospital Carlos III, ha asegurado que la auxiliar se ha mostrado sorprendida de que le hicieran preguntas mientras estaba medicada y que no recuerda haberle dicho a nadie que se había tocado la cara con un guante tras atender al religioso.

La auxiliar se ha mostrado dispuesta a colaborar en la investigación que determinará qué falló en el protocolo, así como a donar plasma para la recuperación de posibles pacientes. Romero, que se encuentra "muy delgada", podría pasar a planta, si hoy se confirma que su organismo está libre del virus, donde permanecería unos quince días, según Mesa.