Teresa Helbig reinventa el charol en Cibeles

madrid

| 22.02.2011 - 16:57 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

"Brogueing", la colección presentada este martes por Teresa Helbig en Cibeles, supone la reinvención del charol, la adaptación de un material clásico a los diseños más modernos, en una mañana que la catalana ha compartido con la estética japonesa de Elisa Palomino y con los "pecados" de Juana Martín. Original, muy trabajada y con ganas de innovar, así es la colección subida por Teresa Helbig a la pasarela en la última jornada dedicada a los diseñadores consagrados, en la que la catalana reinventa mil y una maneras de dar forma a la piel acharolada.

Con la referencia del zapato inglés tipo "brogue", con pequeñas perforaciones, la diseñadora crea un universo infinito de prendas de charol troquelado en blancos, nude y negros con algún toque de púrpura y madreselva que dan color a la colección.

Entre las piezas estrella ha llamado la atención el abrigo blanco que ha cerrado el desfile, confeccionado con 3.840 pequeñas tiras de charol troquelado cosidas a mano una a una. Los siete intensos días de trabajo artesanal que ha costado su confección, según confesó a Efe la diseñadora, han dado un buen resultado.

En pantalones, gabardinas, chaquetas cortas y shorts, la diseñadora barcelonesa mezcla el charol, un material "duro" de trabajar, con todo tipo de tejidos, como las lanas y el cashemere para el día y la gasa para la noche, con transparentes vestidos de múltiples capas.

Además de sus prendas de charol, la creadora ha sacado también a la pasarela una volátil línea de estampados "príncipe de gales" que contrasta con la rigidez del charol, que también utiliza para decorar con jaretas chalecos y chaquetones de piel de conejo tipo canguro.

Buen sabor de boca ha dejado esta mañana Teresa Helbig, que es la tercera vez que participa en Cibeles y que recibió en la última edición el Premio L'Oreal a la mejor colección primavera-verano del 2011.

ESTÉTICA JAPONESA CON ELISA PALOMINO

Precediendo a Helbig, la estética japonesa se ha colado en la pasarela de la mano de Elisa Palomino, quien ha sucumbido a las geishas, los crisantemos y los kimonos inspirada en la actriz japonesa Sada Yacco, la primera mujer actriz de Japón y precursora del movimiento japonisme y de los pintores impresionistas como Monet, Paul Klee o Gustav Klimt.

"Bosque sagrado" ha abierto la mañana de Cibeles Madrid Fashion Week con un desfile muy llamativo, en el que las modelos lucieron y sufrieron unos enormes tocados florales sobre un exagerado cardado que destacaba con la ligereza de las prendas confeccionadas por la diseñadora valenciana.

El eje central de toda la colección, con una gama cromática limitada al negro, blanco y algún tierra, son sin duda los estampados y bordados, en forma de lirios, glicinias, crisantemos y flores de ciruelo -las flores de las cuatro estaciones- que aparecen en jerseys de punto, transparentes vestidos de gasa, kimonos, capas y hasta en "plumas" muy abrigados.

Tampoco se libran materiales ricos como el ante y el terciopelo de las típicas escenas japonesas, en la que los gorriones vuelan alrededor de lirios y malvas, así como los abrigos de lana y de cuero negro intrincado imitando la laca japonesa.

LOS PECADOS CAPITALES DE JUANA MARTÍN

Juana Martín cierra los desfiles de la mañana con "Los siete pecados capitales", una colección que ha tenido su inspiración en "La Divina Comedia" de Dante, y en la que la cordobesa apuesta por un look monocromático en blanco y negro, con suaves toques de verde, y el volumen en faldas y vestidos clásico de la firma.

Con largos por debajo de la rodilla, la diseñadora persigue una estética ecléctica en vestidos, faldas y abrigos confeccionados en organzas de seda, tules y pelo mezclados con pailletes, plumas, pedrerías y elementos metálicos como las cadenas.

Una colección en la que, según las propias palabras de la cordobesa, "todo vale".