Superpoblación de la cabra montés en Guadarrama

Desaparecida en la sierra hace 100 años

Cabra montesa

madrid

| 03.09.2016 - Actualizado: 16:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La cabra montesa, que desapareció de la Sierra de Guadarrama hace un siglo por la presión de los pastores y cazadores, ahora cuenta con superpoblación en la zona de la Cuerda Larga del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Según han informado a Europa Press desde la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, a finales de los años 80 se inició un proceso de reintroducción de la especie a partir de ejemplares traídos de la cara sur de la Sierra de Gredos y la especie se adaptó muy rápidamente.

A partir de ese momento hubo un rápido crecimiento demográfico de la especie llegando a tener tasas de crecimiento de hasta el 21 por ciento anual.

Ahora este crecimiento se está ralentizando porque es muy alta la densidad y la población empieza a notar la escasez de recursos. El problema es que actualmente la densidad en algunas zonas alcanza los 42 animales por kilómetro cuadrado mientras que la densidad aconsejable es de 16 animales por kilómetro cuadrado.

Esta sobredensidad está ocasionando una gran presión sobre especies vegetales muy valiosas y amenaza a la propia población de cabra al hacerla muy frágil ante la aparición de alguna enfermedad.

Las especies silvestres tanto de fauna como de flora tienen sus propios nichos ecológicos o lugares y ambientes en los que habitan y suelen ser las propias características del medio las que restringen su desarrollo desproporcionado.

Características tales como la temperatura, iluminación, tranquilidad a la hora de criar y sobre todo disponibilidad de alimentos son las que condicionan en número dichas poblaciones.

En Madrid el problema aparece cuando son especies invasoras, domésticas o silvestres las que ocupan el medio natural. Estas no tienen unas limitaciones establecidas por la naturaleza y suelen tener una demografía expansiva a costa de especies silvestres autóctonas.