Sanidad optó por el Carlos III para reducir la "alarma social" entre los pacientes

El traslado se ha hecho a "modo de película" para "garantizar al mil por cien" que no había riesgo de accidente

madrid

| 07.08.2014 - 11:53 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, acompañado de los responsables médicos de los hospitales Carlos III, La Paz y del servicio de Emergencias sanitarias de la Comunidad Summa 112, han comparecido para informar sobre el traslado de los religiosos Pajares y Juliana y las medidas tomadas en su traslado e ingreso.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez y el gerente del complejo La Paz-Carlos III, Rafael Santamaría, ha remarcado que el religioso será tratado por un equipo médico formado por intensivistas, que tendran apoyo de microbiólogos y expertos en enfermedades tropicales.

PERSONAL SANITARIO

El jefe de medicina Intensiva de La Paz-Carlos III, Abelardo García, ha informado de que los dos pacientes se encuentran en la planta sexta del centro, completamente aislados, asistidos y controlados por dos médicos internistas e intensivistas -expertos en enfermedades tropicales-, cuatro enfermeras y cuatro auxiliares por turno,y el correspondiente personal de apoyo (radiólogos, biólogos, personal de laboratorio, de seguridad etcétera).

Ha explicado que Pajares "está consciente, orientado, respira bien, sin soportes de ningún tipo y no presenta ningún signo hemorrágico" lo que, ha dicho, hace que el sacerdote tenga "muchas posibilidades" de mejorar y que su curación sea tan sólo "cuestión de ganar tiempo".

Ha señalado que la planta donde están los dos pacientes está sometida a fuertes controles de salida y entrada y los médicos personal sanitario que les atienden directamente visten trajes de protección completa para "evitar contacto con cualquier fluido o secreción" de los pacientes, el riesgo más grande de contagio.

Trajes, material sanitario y en general cualquier objeto o elemento con el que se atienda al sacerdote o a la religiosa son incinerados inmediatamente después de su uso, de acuerdo con el protocolo internacional para estos casos que, según el consejero, elimina cualquier posibilidad de contagio si se cumple adecuadamente.

TRASLADO EN AMBULANCIA

En el caso del traslado en ambulancia del aeropuerto al Carlos III, el consejero de Sanidad ha explicado que se ha realizado con todas las medidas de seguridad y ha estado asistido por el propio gerente del SUMMA, Pedro Martínez Tenorio, para remarcar que este virus no tiene ningún riesgo de contagio si se toman las medidas que evitan contacto directo.

Tenorio ha detallado que se han empleado dos vehículos nuevos que estaban en situación de retenes, es decir, que no prestan actividad ordinaria. Así, se les ha trasladado en cápsulas de aislamiento y el vehículo presentaba separación completa entre la sección de asistencia médica y la cabina de conductores. El equipo de traslado estaba formado por un médico, una enfermera y dos técnicos.

GARANTIZAR AL "MIL POR CIEN" QUE NO HAY CONTAGIO

En este sentido, el gerente del SUMMA ha aseverado también que se han desplegado medidas "un poco de película" como el corte de tráfico, actuación que simplemente se ha desarrollado para "garantizar al mil por cien" que no había el riesgo de accidente.

También ha explicado que se ha desmontado todo el habitáculo asistencial una vez efectuado el traslado para precintar los elementos y proceder a la completa desifección de la estancia, de cara a que estas ambulancias puedan volver a estar operativas.

Tanto el consejero como el resto de responsables de la Consejería que han participado en la rueda de prensa han aseverado que se cuentan con todas las medidas para evitar que "ningún fluido" está en contacto directo con los profesionales que lo atienden. De hecho, ha señalado que el religioso está con una sonda para evitar que la orina entre en contacto con cualquier profesional que le atiende.

Además, Rodríguez ha aseverado que todo el personal que le tratará en la sexta planta del Hospital Carlos III está "preparado" para actuar en estos casos, en respuesta a las dudas que habían vertido sindicatos como CSI-F.

TRASLADO DE 31 PACIENTES DEL CARLOS III

En este sentido, el director general de Atención Especializada, Mariano Alcaraz, ha recalcado que el Carlos III tiene habitaciones con estrictas medidas de aislamiento con habitaciones de presión negativa que no permiten la entrada si la zona no está asegurada. Además, se dispone de una zona anexa donde se cambian para introducirse con los equipos de aislamiento.

El director general ha dicho que "lo lógico" era utilizar las instalaciones del Carlos III por las medidas de aislamiento que disponen, añadiendo que se ha trasladado a 31 enfermos que estaban en este centro a La Paz para evitar nerviosismo sobre todo en sus familiares, pacientes que con el tiempo regresarán al Carlos III.

Finalmente, el consejero de Sanidad ha dicho que la Comunidad ha colaborado en todo momento con el Gobierno una vez que tomó la decisión de que se le ingresara en Madrid, tras la petición efectuada por una ONG. En este sentido, ha recalcado que se trasladó al Ejecutivo de la Nación que en la región se contaba con los dispositivos suficientes para atenderlo.

También ha añadido que la Comunidad cuenta con un protocolo para actuar en casos de ébola, que fue revisado el 4 de junio. Por su parte, el gerente de La Paz ha añadido que se ha dado información a los pacientes y familiares sobre la situación de traslado de enfermos a La Paz.