Ruiz-Huerta se desmarca de sector anticapitalista y no reconoce la independencia en Cataluña

Lorena Ruiz-Huerta

madrid

| 31.10.2017 - 17:26 h
REDACCIÓN

La portavoz de Podemos en la Asamblea, Lorena Ruiz-Huerta, ha dicho hoy que no comparte la declaración de independencia en Cataluña pero tampoco la aplicación del artículo 155 ante esa decisión, y ha apostado por una solución "dialogada y política" que termine en un referéndum "legal y pactado".

"No hay ningún tipo de base para que se pueda reconocer tal República catalana", ha dicho Ruiz-Huerta en rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, donde se ha desmarcado de la postura del sector 'anticapitalista' de la formación morada.

Esta corriente dentro de Podemos -de la que forman parte Ruiz-Huerta, la líder en Andalucía, Teresa Rodríguez; el alcalde de Cádiz, José María González "Kichi"; o el eurodiputado Miguel Urbán- reconoció en un comunicado la declaración de independencia aprobada en el Parlamento catalán la semana pasada, que abre un proceso constituyente "que rompe con el régimen del 78".En él, argumentaron que la proclamación se produjo en un contexto "de amenazas constantes para aplicar el 155", una "salida autoritaria" a un conflicto que, a su juicio, "tiene que tener una salida eminentemente política y democrática".

Ruiz-Huerta se ha desmarcado de este comunicado, ya que "la movilización ciudadana" que se produjo el pasado 1 de octubre en Cataluña "no reúne las garantías suficientes para tener el reconocimiento jurídico de un referéndum.

En esta línea, ha indicado que no hubo una mayoría parlamentaria independentista "suficiente" en el Parlamento catalán para declarar la independencia, y ha subrayado que esa declaración es una proposición no de ley, que "ni siquiera en su parte dispositiva" reconocía la ruptura.

Además, ha apuntado a que este hecho tendrá "un peso decisivo" en la defensa de las personas implicadas en la querella de la Fiscalía por sedición y rebelión. A su juicio, "de facto, no hubo declaración de independencia".

Desde Podemos consideran que no es una solución que la mitad de la sociedad catalana, "profundamente fragmentada en dos mitades", ha subrayado, "se imponga sobre la otra".

Por ello, ha abogado por una "negociación política" que termine en el acuerdo de un referéndum "legal y pactado" para que se pueda profundizar en el modelo de autogobienro para Cataluña y el "encaje constitucional y la relación jurídica" que quiere tener con el Estado español.