Rouco apoya la familia ante la "agobiante atmósfera intelectual y mediática"

La Misa de las Familias congrega a decenas de miles de personas en Madrid

El Papa se une a la fiesta de la Familia en la Plaza de Colón

madrid

| 29.12.2013 - Actualizado: 20:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Decenas de miles de familias de España y otros países llenaban la Plaza de Colón de Madrid desde antes de las 10.00 horas de este domingo para celebrar la fiesta de la Sagrada Familia que se celebra con la tradicional Misa de las Familias y para defender la familia cristiana.

Por primera vez ha intervenido el Papa Francisco., quien envión un asaludo especial a los fieles que celebran en distintas partes del mundo la Fiesta de la Sagrada Familia, en particular a los congregados en España en la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona y en la plaza de Colón de Madrid.

El papa invitó a las familias a tomar consciencia de la importancia que tienen en la Iglesia Católica y en la sociedad, así como a vivir de un modo sencillo, haciendo suyas las palabras "permiso, perdón y gracias".

Tras el rezo del Ángelus desde la plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice argentino quiso dirigirse a los fieles que le siguieron en directo a través de imágenes por satélite, añadiendo además una oración por la Sagrada Familia, aprovechando que el próximo Sínodo de Obispos abordará el tema de la familia.

Ya antes del rezo del Ángelus, en una abarrotada plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice argentino tuvo muy presente el tema de la familia, al celebrarse este domingo, el primero tras el día de Navidad, la Fiesta de la Sagrada Familia.

"Hoy el Evangelio nos presenta la Sagrada Familia sobre la vía dolorosa del exilio, en búsqueda de refugio en Egipto. José, María y Jesús experimentan la condición dramática de los refugiados, marcada por el miedo, la incertidumbre y las molestias. Desafortunadamente, en nuestros días millones de familias pueden reconocerse en esta triste realidad", dijo el papa.

"Casi todos los días la televisión y los periódicos dan noticias de refugiados que huyen del hambre, la guerra, de otros peligros graves, en búsqueda de seguridad y de una vida digna para ellos y sus propias familias", agregó.

Francisco afirmó que, aunque llegan a conseguir trabajo, muchos de esos refugiados e inmigrantes "no encuentran una verdadera acogida, ni respeto, ni se aprecian los valores de los que son portadores".

"Sus legítimas expectativas se enfrentan a situaciones complejas y dificultades que parecen a veces insuperables. Por eso, mientras fijamos la mirada en la Sagrada Familia de Nazaret en el momento en el que se ve obligada a huir, pensamos en el drama de esos emigrantes y refugiados que son víctimas del rechazo y los abusos", indicó.

"Pero pensamos también en los 'exiliados' que pueden estar dentro de las mismas familias: los ancianos, por ejemplo, que a veces son tratados como presencias molestas. Muchas veces pienso que una señal para saber cómo va una familia es ver cómo se tratan en la misma a los niños y a los ancianos", agregó.

ROUCO APOYA A LA FAMILIA ANTE LA AGOBIANTE ATMOSFERA INTELECTUAL Y MEDIATICA

Por su parte, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha defendido la familia constituida dentro del "matrimonio indisoluble" como la "célula básica" de la sociedad frente a la "agobiante atmósfera intelectual y mediática" en la que prima una concepción de la vida caracterizada por la transitoriedad.

Rouco, quien ha presidido en la Plaza de Colón de Madrid la Fiesta de la Sagrada Familia, ha considerado que en esta "hora crucial de la humanidad" y en medio de la "dura y persistente crisis", la familia cristiana está demostrando "su insuperable e insustituible valor para la solidaridad y la paz social".

En su homilía, y tras escuchar en una conexión en directo el saludo del Papa Francisco desde Roma, el cardenal ha advertido del "clima de opinión pública" en el que prima una concepción de la vida personal, caracterizada por "la transitoriedad", de manera que "ni siquiera el don de la vida se entiende como definitivo e inviolable y, por lo tanto, tampoco, el don del amor".

Rouco Varela ha señalado además que "son muchos los tristes y doloridos" que hay en este momento y se ha preguntado: "¿Estaremos presenciando y viviendo un nuevo predominio social de la cultura de la tristeza?".

DECENAS DE MILES DE PERSONAS SE REUNEN EN LA PLAZA COLON

Decenas de miles de familias de España y otros países llenaban la Plaza de Colón de Madrid desde antes de las 10.00 horas de este domingo para celebrar la fiesta de la Sagrada Familia que se celebra con la tradicional Misa de las Familias y para defender la familia cristiana.

En primera fila, bajo el sol, y entre decenas de banderas de España, Argentina y Francia, entre otras, se encontraban Hernán y Marta, procedentes de Galicia, con sus siete hijos de entre 4 y 11 años. La familia ha explicado en declaraciones a Europa Press que se ha trasladado hasta Madrid en furgoneta para celebrar este día y para proclamar que si tienen tantos hijos es por su fe en Dios y no por el apoyo de las políticas del Gobierno o por la capacidad económica.

"No nos apoyamos en las políticas, sino en nuestra fe en Dios. El sostén de la familia no hay que buscarlo en el Gobierno sino en Dios", ha subrayado Hernán, para asegurar que la familia es "lo más importante, la que transmite la fe".

Desde la otra punta de España, concretamente, desde Murcia, han llegado David, su mujer y su hijo de dos años y medio. Esta familia se ha trasladado hasta la capital en uno de los ocho autobuses que han fletado en su parroquia de San Bartolomé y acuden por séptimo año consecutivo para defender los derechos de la familia ya que, a su juicio, no lo hacen las leyes del Gobierno, excepto la última reforma de la ley del aborto que considera un avance.

Mientras el fundador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello proclamaba el kerigma, antes de la Misa, nueve niños se apoyaban en la tribuna habilitada para la prensa. Son los hermanos Toni, Ana, Marta y Miriam que vienen junto a sus primos Salvador, María, Moisés, Jesús y Sara. Todos ellos, junto a Ana y Toni, los padres de los cuatro primeros, han viajado desde Gandía para "hacer presente la importancia de la familia".

Toni, uno de los niños, asegura que esta Misa, a la que ya han asistido en años anteriores, les sirve para acercarse más a Jesucristo. Por su parte, su madre, aprovecha para pedir más apoyo a las familias por parte del Gobierno que, a su juicio, ha tenido "miedo a arriesgar" con la reforma de la ley del aborto pues no cumple "del todo" sus deseos. "Sabemos que no tenemos el apoyo del Gobierno, pero sí nos apoyamos en el Señor", ha remarcado.

Entre las miles de familias presentes, un grupo sentado cerca del altar destacaba por ser el de los padres e hijos que este domingo durante la Misa serán enviados de misión. Una de estas familias es la formada por Joao, Carla y sus cuatro hijos, de 2, 5, 7 y 12 años, portugueses, del Camino Neocatecumenal, que van a irse de misión a Alemania.

Joao explica a Europa Press que en Portugal la situación de la familia es muy similar a la de España con "muchos abortos y más muertes que nacimientos". Precisamente, ante la reciente aprobación por el Consejo de Ministros de la reforma de la ley del aborto y ante la posibilidad de que las mujeres españolas pudieran ir a abortar a Portugal, Joao ha indicado que es "triste" que "no se de importancia a la vida y que se pueda matar" cuando "lo importante son Dios y la familia".