Ofrecen 100.000 euros si se recuperan los 20 coches de lujo robados en Madrid

Roban en un concesionario de coches de lujo llevándose 19 automóviles por valor de 500.000 euros

madrid

| 05.02.2012 - 14:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La empresa de compraventa de automóviles seminuevos a la que este fin de semana han robado 20 coches de lujo ofrece 100.000 euros de recompensa a quien aporte información que permita recuperar todos los vehículos.

El propietario de la empresa, Juanjo López, ha declarado a Efe que también se ofrecen recompensas parciales por la recuperación de alguno o varios de los coches y ha garantizado "total confidencialidad" a quien aporte la información.

En esta empresa, J.L. Automóviles, situada en la calle de Isla de Java 16, en el distrito de Fuencarral-El Pardo y dedicada a la compraventa de automóviles seminuevos, han sido robados 20 coches de alta gama, entre ellos Audi Q7, BMW X5 y M6, Mercedes ML y 350, Jaguar XK y Lexus.

Según han informado a Efe fuentes de la Jefatura Superior de Policía, los ladrones, un número indeterminado de personas, entraron a la nave, en la que había 120 vehículos, a través del tejado y se llevaron los coches con las llaves.

López ha indicado que las llaves no se guardan jamás en la nave pero en esta ocasión, casualmente o no, un trabajador que llevaba unos dos meses y medio en la empresa las dejó allí mismo.

Este empleado ya ha sido despedido y, según el propietario de la compañía, se van a adoptar medidas judiciales contra él.

J.L. Automóviles había abierto un nuevo local hace sólo un mes y ahora, tras este "mazazo bestial", la empresa tendrá que prescindir de algunos de sus 10 empleados, en función de si se recuperan o no los coches robados.

Los empleados de la empresa afectada se percataron del robo ayer por la mañana cuando acudían a trabajar y, tras llamar a la policía, advirtieron de que, además de los coches robados, otros 17 habían sido dañados con objetos contundentes.

Antes de cometer sus robos, los ladrones colocaron las cámaras de vigilancia mirando hacia el cielo y destrozaron las alarmas.