Restituido el Nostrolito de la paz de la plaza de Prosperidad

Cinco años después de su retirada

madrid

| 10.03.2018 - Actualizado: 21:18 h

EFE

La Junta Municipal del distrito de Chamartín en colaboración con las asociaciones vecinales ha restituido hoy el monumento llamado Nostrolito "Aquí yace la guerra", cinco años después de su retirada.

El concejal presidente del distrito, Mauricio Valiente, ha participado en un acto con representantes de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), y del tejido asociativo y vecinal que han propiciado la reposición de un nuevo monolito similar y con una lápida con idéntica inscripción al que durante veintisiete años -desde 1986 hasta 2013- permaneció en dicha plaza como símbolo de la paz y el desarme.

Tras la retirada del monumento de la plaza en enero de 2013, los vecinos emprendieron acciones para reivindicar su recuperación y lo renombraron como Nostrolito "Aquí yace la guerra", según una nota del Consistorio.

Uno de los momentos más emotivos ha sido cuando niños del barrio han leído poesías sobre la paz y se ha descubierto el monumento.

En ese momento el Coro de la Asociación de Vecinos Valle-Inclán de Prosperidad ha interpretado el Himno de la Alegría que ha cerrado el acto para dar paso a un aperitivo para los asistentes.

A partir de hoy, en la plaza de Prosperidad, coexistirán el monumento por la paz y el del oso y el madroño.

Durante veintisiete la madrileña plaza de Prosperidad acogió un monumento muy especial para sus vecinos: el Nostrolito "Aquí yace la guerra", en homenaje a la paz y al desarme y un símbolo popular porque fue ideado, sufragado y construido por el tejido asociativo y vecinal del barrio.

En 1986, en el marco conmemorativo del Año Internacional de la Paz, declarado por la ONU, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) propuso la construcción de monumentos conmemorativos por la paz en los municipios madrileños.

Por ello, los vecinos de Prosperidad convocaron un concurso público infantil en el que participaron los escolares de este barrio.

El ganador del concurso fue un niño cuya idea de la paz y el desarme adoptaba la forma de un monolito en el que en su base descansaba una lápida y debajo de ésta, la guerra quedaba enterrada.

En la estela funeraria, esculpida en granito por Fedor Adsuar, figuraba la inscripción "Aquí yace la guerra". El diseño del niño representaba la idea de que "lo mejor para conseguir la paz es enterrar a la guerra".

El proyecto se convirtió en una realidad gracias al movimiento vecinal que, no sólo sufragó en su mayor parte la construcción junto con la FRAVM, sino que colaboró construyendo literalmente el monolito.

El 21 de diciembre de 1986 se inauguró el monumento en un acto en el que intervinieron los niños de los colegios quienes también plantaron un árbol, en concreto un madroño.

Durante esos veintisiete años, varias generaciones han sido testigos del compromiso de los vecinos por una convivencia en paz.

Sin embargo, en la legislatura anterior, en enero del año 2013, el monolito se retiró sin previo aviso por parte del Ayuntamiento, que lo sustituyó por un nuevo monumento compuesto por un pedestal sobre el cual se asientan un oso y un madroño para conmemorar el 150 aniversario de la plaza de Prosperidad.

A partir de esa fecha, comenzó la reivindicación vecinal que culminó en una propuesta, en el Pleno de la Junta Municipal del distrito, por parte de la Asociación de Vecinos Valle-Inclán de Prosperidad.

En la sesión ordinaria del 15 de diciembre de 2015, se aprobó la proposición por la "Recuperación del Monolito "Aquí yace la guerra", renombrado desde su desaparición de la plaza de Prosperidad como "Nostrolito", como símbolo de la paz.

Cinco años después de su desaparición, hoy el "Nostrolito" con la inscripción: "Aquí yace la guerra" vuelve a formar parte de la plaza de Prosperidad coexistiendo con el monumento del oso y el madroño.