Reparan el portón de la Iglesia San Juan Bautista de Arganda, del siglo XVIII

Puerta Cerrada (Archivo)

madrid

| 04.06.2015 - 11:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Arganda del Rey ha finalizado la restauración del portón de oriente de la Iglesia Parroquial San Juan Bautista, que data del siglo XVIII y que forma parte de uno de los edificios más destacados de la apariencia de la localidad.

El programa de restauración, que se inició el 23 de abril, ha desvelado que la puerta original data de 1709, cuando el maestro Francisco Paniagua acometió la realización de los dos portones de la iglesia -el de oriente y el de poniente-, según ha indicado el Consistorio en un comunicado.

Ahora, después de tres siglos, en los que los fieles han accedido diariamente a la iglesia por esas puertas compuestas por dos hojas que suman casi 15 metros cuadrados, se ha constatado que están "en perfectas condiciones" y que no registran problemas de solidez estructural, según ha destacado el Ayuntamiento.

Estos son los resultados de la restauración llevada a cabo en el templo, que se ha llevado a cabo después de que la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid atendiera a la petición de la concejalía de Patrimonio de Arganda del Rey.

Por otro lado, el informe del trabajo subraya que los daños observables se deben a la erosión superficial, especialmente graves en la zona inferior, la más azotada por el agua, donde algunas piezas estaban totalmente podridas, según ha recogido el Ayuntamiento.

A lo largo de la restauración se han decapado las diferentes películas de barniz de las puertas, y se han sustituido las piezas de madera no recuperables por otras iguales a las originales.

Con todo ello, desde el Consistorio celebran que los fieles vuelven a poder cruzar el portón de oriente, que ha recuperado su prestancia original sin ocultar la erosión del tiempo.