Recuperan más de 10.000 restos de animales que vivieron en la región madrileña en la Era Terciaria

madrid

| 24.07.2012 - 14:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en los yacimientos del Cerro de Batallones de Torrejón de Velasco más de 10.000 restos de animales que vivieron en la región madrileña hace nueve millones de años, durante la Era Terciaria, ha informado la Comunidad de Madrid en un comunicado. Este yacimiento, que es uno de los más importantes del mundo en lo que respecta a mamíferos de la Era Terciaria, ha sido visitado este martes por el viceconsejero de Cultura y Deportes de la Comunidad, Javier Hernández, junto al alcalde de Torrejón de Velasco, Gonzalo Cubas, y el director de las excavaciones, Jorge Morales.

Según ha explicado Hernández, los más de 10.000 restos óseos desenterrados corresponden, en un 90 por ciento, a animales carnívoros, como 'promegantereon' y 'machairodus', "unos grandes felinos semejantes a tigres".

El último hallazgo, que se ha producido hace escasos días, corresponde a un ancestro directo del actual panda rojo, el abuelo de esta especie que hoy vive confinada en el Himalaya, del que se han encontrado un diente y varios huesos.

ACUMULACION DE RESTOS OSEOS

Según la interpretación de los excavadores, las acumulaciones de restos óseos se originó por la existencia de cavidades naturales en el subsuelo que actuaron como verdaderas trampas naturales, pues los animales que se atrevían a entrar en ellas, casi todos carnívoros, quedaban atrapados sin poder salir al exterior.

Estos yacimientos se descubrieron en 1991 y fueron declarados Bien de Interés Cultural (BIC) por la Comunidad de Madrid en 2001. Los resultados provisionales de la actual campaña de excavaciones, que finaliza el día 30, son especialmente relevantes pues el descubrimiento del abuelo del actual panda rojo permite rellenar un hiato importante en la genealogía de esta familia, cuyos hallazgos más antiguos también se han realizado en los yacimientos del Mioceno de Madrid (Estación Imperial y Príncipe Pío) datados en algo más de 15 millones de años.