Prosigue la investigación del incendio de Valdemorillo, que apunta a un hecho accidental

Seis dotaciones de bomberos vigilan durante la noche la zona quemada

madrid

| 10.07.2013 - 07:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación para conocer la causa del incendio declarado este lunes en Valdemorillo aunque ha señalado a que todo apunta a un "hecho accidental", como han informado fuentes de la Benemérita.

En la misma línea, el portavoz del Gobierno regional y consejero de Presidencia y Justicia, Salvador Victoria, señaló ayer que habrá que estudiar "el alcance y las consecuencias jurídicas" si se confirma que el incendio de Valdemorillo tiene su origen en una negligencia en el desarrollo de unas obras.

SE SIGUE VILILANDO LA ZONA

Seis dotaciones de bomberos de la Comunidad de Madrid vigilaron durante toda la pasada noche el ya extinguido incendio forestal de Valdemorillo para evitar rebrotes de las llamas. Fuentes de Emergencia Comunidad de Madrid 112 aseguraron que el incendio está apagado, sin llamas, aunque existe el peligro de posibles rebrotes, por lo que el retén nocturno, situado a lo largo de todo el perímetro del siniestro, ha vigilado para realizar labores de refresco del terreno allí donde sea preciso.

Este miércoles se evaluará la situación para determinar si se da por extinguido el siniestro o si hace falta seguir con trabajos de refresco. El incendio, según las mismas fuentes, se dio por controlado al mediodía de este martes y desde ese momento un centenar de bomberos de la Comunidad de Madrid han estado enfriando la zona afectada.

La misma fuente explicó que las labores realizadas en la mitad de la jornada de ayer, coincidiendo con las más altas temperaturas, han sido muy importantes para impedir que el fuego se reactivara.

Los dos mil vecinos desalojados en las dos urbanizaciones a las que se aproximaron las llamas regresaron a sus casas por la mañana, mientras que la carretera M-510 se ha reabierto después de que a las 12.25 horas de ayer se declarara bajo control.

La zona afectada es de unas seiscientas hectáreas, aunque la superficie quemada es menor porque dentro del área afectada hay algunas bolsas de terreno que no se han quemado. El incendio forestal ha afectado sobre todo a pastos, monte raso y arbolado, según responsables del dispositivo contraincendios de la Comunidad de Madrid.

Ya antes del mediodía de ayer, debido a la buena evolución de los trabajos durante la noche pasada, abandonaron la zona las ocho dotaciones de la Unidad Militar de Emergencias del Ejército (UME) al rebajarse el nivel de alerta del incendio del nivel 2 al 1.

El incendio, que se inició a las 16.45 horas del lunes, no ha afectado a viviendas y ni a personas, aunque dos mayores fueron ayer atendidos por una crisis de ansiedad. El fuego podría haberse iniciado, según la investigación que realiza la guardia civil, a causa de una chispa provocada por una sierra radical en una obra de construcción en la zona.