Profesores y estudiantes sacan las clases a la calle contra los "recortes"

Protestas de Profesores (Protestas de Profesores)

madrid

| 09.03.2013 - Actualizado: 17:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Profesores, alumnos y otros ciudadanos participan en una jornada de clases y debates en calles, plazas y otros espacios públicos para reclamar a las autoridades una financiación suficiente de las seis universidades públicas de Madrid y denunciar los "recortes" sociales y de los servicios públicos.

La coordinadora del movimiento "La 'Uni' en la calle" ha programado más de 400 actividades académicas, científicas y culturales dirigidas por 600 profesores en la capital, Alcalá de Henares, Getafe y Leganés, en el día en que el Consejo de Gobierno de la Universidad Politécnica ha aprobado el despido de 301 trabajadores de administración y servicios.

La consejera de Educación, Lucía Figar, había asegurado que esto no afectaría a la calidad de la enseñanza porque tiene constancia de que la medida "no afecta" al personal docente e investigador.

Todas las clases al aire libre comienzan de igual manera: la lectura de un manifiesto que alerta del "estrangulamiento económico" de la universidad pública, una "merma de su autonomía" y la subida "brutal" de tasas de matrícula, que se atribuye a las políticas autonómicas y del Gobierno central.

"Tenemos un deber cívico de empezar a cambiar las cosas aquí y ahora, sin esperar a eventuales resultados de elecciones", ha comentado a Efe Carlos Taibo, profesor del departamento de Ciencia Política de la Universidad Autónoma, momentos antes de dar una charla sobre crisis, decrecimiento y alternativas.

Participa en la movilización para oponerse a la política "activa de privatización" del espacio universitario, las estrategias de mercantilización de la educación y para defender la igualdad de oportunidades, en referencia a la subida de tasas.

En el mismo lugar, Laura, una joven economista, comenta que las autoridades no se quieren dar por enteradas de nada, pero lo más importante es, a su juicio, que está cambiando algo en la conciencia de la gente.

"Los cambios tienen que ir de abajo arriba, tiene que cambiar la sociedad para que cambien los políticos", ha insistido.

En la plaza Mayor, María Eugenia Rodríguez Palop, profesora de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III, ha explicado que ocho profesores ayudantes de su departamento han sido echados, algunos con el título de doctorado, varias carreras, formación en el extranjero y ganando como mucho 1.200 euros.

Ha advertido de que prescindir del profesorado más joven y preparado aboca a un envejecimiento progresivo de las plantillas.

"De alguna forma tengo que luchar para que esto no continúe", ha dicho, para evitar que la docencia y la investigación universitarias mueran.

Ha recordado las "mareas" en defensa de los derechos sociales, pero también están, ha advertido, los "recortes políticos" por una "una merma en el protagonismo ciudadano", al tiempo que ha recordado al movimiento 15M.

También en la plaza Mayor, Ricardo Morón, de la Facultad de Derecho de la Autónoma, ha hablado de las "mentiras" del Plan de Empleo Juvenil para augurar que buena parte de los jóvenes actuales no podrán tener una pensión contributiva, sino asistencial o de beneficencia por las dificultades de encontrar trabajo.

Y en la Plaza de España, María del Carmen Barranco, del departamento de Filosofía del Derecho de la Carlos III, ha alertado, en alusión a la subida de las tasas judiciales, que los requisitos económicos para ejercer derechos pueden favorecer las discriminación "por razón de pobreza".

Uno de los miembros de la coordinadora, Rafael Escudero, ha reclamado que la Comunidad de Madrid y el ministro de Educación, José Ignacio Wert, abran canales de comunicación con las universidades.

"No negamos que la universidad española y madrileña necesiten reformas, pero que se hagan con la participación de la comunidad universitaria", ha pedido.

Felipe, un jubilado de 76 años, ha recordado que su padre no pudo enviarlo a la universidad por falta de recursos, y ha asegurado que hoy nos encaminamos a pasos "agigantados" a esa misma situación.

"Es un país triste, sin perspectiva de nada, la juventud está desorientada", ha comentado.

La jornada, que termina esta tarde a las 20.00 horas con un acto en Sol, esta siendo un "gran éxito", según la coordinadora, con "miles" de asistentes a las "clases-protesta", lo que demuestra "el alto grado de implicación de la universidad pública en la sociedad".