Preocupación entre los 73 vecinos desalojados en Vallecas por riesgo de derrumbe

madrid

| 08.02.2016 - 12:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los vecinos del número 144 de la Avenida de San Diego, en Vallecas, quieren volver a sus casas para recoger sus pertenencias. Sus viviendas sufren serios daños estructurales y pueden venirse abajo en cualquier momento. Hay 73 personas afectadas y están preocupados.

Setenta y tres vecinos del número 144 de la avenida de San Diego (distrito de Puente de Vallecas) fueron desalojados en la tarde del sábado de sus viviendas tras hundirse el forjado del cuarto de baño de uno de los pisos y comprobar los bomberos que el inmueble presentaba daños estructurales graves.

Los propios vecinos avisaron sobre las dos de la tarde a los bomberos del Ayuntamiento por el derrumbe del forjado del cuarto de baño de una vivienda del primer piso del edificio (de tres alturas), cuyos escombros cayeron en un local vacío sin causar víctimas. Personados, los bomberos pudieron apreciar que había zonas apuntaladas y bastantes grietas, por lo que determinaron que sufre "daños estructurales graves" y procedido a su desalojo.

Técnicos del departamento de Control de la Edificación del Consistorio también han comprobado el estado del inmueble. Acompañados por los bomberos y de uno en uno, los vecinos han podido acceder a sus viviendas para recoger algunas pertenencias.

El Samur Social ha ofrecido alojamiento a los vecinos afectados (54 adultos y 19 menores), pero en principio todas las familias han declinado la invitación porque preferían pasar la noche en casa de familiares o amigos.

Agentes de la Policía Municipal han precintado el edificio a la espera de que los técnicos municipales determinen si sus moradores pueden volver a su casa. Este martes, con el permiso de los técnicos, los vecinos podrían acceder a sus viviendas para recoger sus pertenencias.