Policías de Madrid impugnarán un examen por preguntas 'inadecuadas'

Optaban a plaza en la Unidad de Apoyo a la Seguridad, surgida tras el desmantelamiento de los antiguos "antidisturbios"

"¿El industrial y el comerciante benefician más a la sociedad que intelectuales y artistas?"

CPPM considera que las preguntas suponen un "examen político"

Seguridad recone que se incluyó un "test psicosocial" para valorar la idoneidad de agentes

El sindicato CSIT considera que las preguntas del test "no son las más afortunadas"

La Policía Municipal

madrid

| 07.06.2017 - 18:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Una decena de policías municipales de Madrid ha comunicado a los representantes sindicales su intención de impugnar el reciente examen para optar a una plaza de la nueva Unidad de Apoyo a la Seguridad, al entender que hubo preguntas inadecuadas sobre la familia, la autoridad y el patriotismo.

"Lo que necesita la juventud es disciplina, determinación y deseo de luchar y trabajar por la patria y la familia" o "Los principales deberes de los ciudadanos son el patriotismo y la lealtad a los superiores" son dos de las siete preguntas sobre las que los agentes tenían que contestar si estaban en acuerdo o desacuerdo, han confirmado a Efe fuentes del cuerpo presentes en el examen.

Otras preguntas se referían a si "la obediencia y el respeto a la autoridad son las primeras virtudes que deben inculcarse a un niño" o si "el industrial y el comerciante benefician más a la sociedad que intelectuales y artistas".

EL SINDICATO CCPM CONSIDERA QUE PARTE DE LAS PREGUNTAS SUPONEN UN "EXAMEN POLÍTICO"

El sindicato CPPM, mayoritario en el cuerpo, ha explicado a Efe que al menos una decena de agentes ha expresado ya su intención de impugnar la prueba, celebrada el pasado viernes día 2 para optar a plaza en la Unidad de Apoyo a la Seguridad (UAS), surgida tras la desmantelación de las antiguas UCs (Unidades Centrales de Seguridad), dedicadas al control de masas.

Este sindicato considera en un comunicado que el proceso ya comenzó mal porque los agentes que pertenecían a las UCS no tendrían que hacer la prueba, y además se convocó con 48 horas de antelación, lo que según sus datos ha hecho que un 20 % de los aspirantes no pudieran asistir.

"Los contenidos de la prueba poco o nada han versado sobre las funciones reales de dicha unidad", añade CPPM, que considera que las citadas preguntas suponen un "examen político".

EL AREA DE SEGURIDAD SEÑALA QUE PARTE DE LAS PREGUNTAS RESPONDEN A UN TEST PSICOSOCIAL

Fuentes de la Dirección de la Policía Municipal han precisado a Efe que se ofertaban 147 plazas para policías a las que se apuntaron 311 agentes de los que se presentaron 257; así como 6 plazas para cabos para las que se apuntaron 11 aspirantes de los que se examinaron 10, porque uno no cumplía los requisitos.

Para conseguir la plaza primero se presentan los méritos y luego se hace un examen teórico y otro práctico.

Desde el Área de Seguridad se ha incidido en que en la Comisión en la que se determinó cómo sería la prueba todos los representantes sindicales dieron el visto bueno a que incluyese un "test psicosocial" para valorar la idoneidad de agentes.

Las preguntas concretas fueron planteadas por psicólogos y son del tipo de las que se plantean a otras fuerzas y cuerpos de seguridad, añaden desde el Área.

CSIT DICE QUE LAS PREGUNTAS "NO SON LAS MAS AFORTUNADAS"

Fuentes del sindicato CSIT han precisado a Efe que las preguntas del test "no son las más afortunadas", pero se aceptaron por los representantes sindicales porque la Comisión para el examen se conformó una hora y media del mismo y se fiaron de la persona de la Dirección del cuerpo que las propuso.

Para CSIT lo importante es que la prueba "fue accesible para todos los aspirantes" y que se tratará de minimizar el impacto del test psicosocial, que en cualquier caso solo supone el 10 % de la puntuación de la prueba.

La Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) ha criticado que el examen se convocara "en el último minuto y el peor día", lo que hizo que mucha gente no pudiera ir, y ha anidado que "los agentes recurran ésta o cualquier otra prueba que crean que vulnera sus derechos".