Penúltimo día de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid

La mujer Alvarno es transgresora y poderosa

madrid

| 22.02.2016 - 13:54 h
REDACCIÓN

Penúltimo día de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid. El broche final lo pondrá Felipe Varela, el modisto de la Reina que vuelve a Cibeles después de 14 años. Esta mañana han desfilado otros grandes de la moda, entre ellos María Escoté o Devota y Lomba.

Con un espíritu de renovación constante y con muchas ganas de arriesgar y romper moldes, Alvarno abandona a su mujer burguesa y presenta hoy una nueva mujer transgresora y poderosa con un vestuario lujoso, en el que el oro es el reflejo de su libertad. "La mujer Alvarno emprende el vuelo", dicen Arnaud Maillard y Álvaro Castejón, dúo creativo de la firma que se reinventa con un nuevo estilismo "más concentrado, más intenso, más agresivo".

La colección está inspirada en el cuadro "Dama de Oro" de Klimt, una imagen que les sorprendió por su "fuerza", la misma fuerza que Alvarno ha trasladado a sus nuevas propuestas aderezando las prendas con dominantes arneses o poderosas joyas antiguas, una imagen que envuelve a la mujer en un halo "majestuoso".

Un águila de cristal posado en el mítico abrigo con cremallera horizontal, "el best-seller de la casa", dice Arnaud Maillar, que da paso a una sinfonía de propuestas con abrigos caparazón, chaquetas con halo militar, pantalones pitillo, camisas blancas con la pechera plisada y vestidos con cadenas que recorren el cuerpo sin oprimir, así como en versión asimétrica con paneles de distintos colores.

El negro y el oro son los protagonistas, tonos que se mezclan con pinceladas y destellos granates, verdes y azules sobre neoprenos flocados con estampado salvaje de cebra. Sobre la pasarela brilla un vestido largo de gasa conjuntado con una importante cazadora "biker" granate que lucía sobre la espalda un águila bordado en hilo dorado.

Atractivas y seductoras resultan las capas y abrigos de jacquard decorados con bordados en pan de oro realizados a pincel, una técnica que invita a que personalice la prenda. Alvarno se reinventa con un poderoso estilismo en el que incluye los arneses y cascos de Carlos Marreros para Sampedro Accesories y las extraordinarias joyas antiguas de Barcena, con las que ha compuesto seis pecheras con esmeraldas, rubíes y brillantes sobre platinos.

LA ELEGANCIA SERENA DE DEVOTA & LOMBA

De la opulencia de Alvarno se pasa a la elegancia serena de Devota&Lomba que sube a la pasarela una delicada y sólida colección sin fecha de caducidad, prendas para siempre que sobreviven a las tendencias. Los cortes geométricos, señas de identidad de la firma Devota&Lomba, están presentes en una colección armoniosa, llena de luz y frescura coloreada en azul hielo, camel, blanco y negro.

Con lana y seda, Modesto Lomba construye piezas absolutamente geométricas, de cortes limpios, amplios y volumétricos, unos patrones que traslada a fabulosos abrigos, impecables vestidos y favorecedores pantalones que parecen faldas, e incluso en una cazadora bomber, "muy particular con los elásticos de punto", detalla.

Modesto Lomba vuelve a sus orígenes y apuesta por prendas en negro, "un color que contiene la cultura de España, el poder de Felipe II y la opulencia", recuerda este diseñador que celebra su 60 desfile en la pasarela madrileña. La mayoría de las prendas de Devota&Lomba se adornan con las piezas abstractas del juego Tangram con la "intención de ordenar el tiempo, los recuerdos, los valores y el caos que vivimos", explica.

Antes, Esther Noriega subió a la pasarela una serie de vestidos con la cintura marcada, ideados para una mujer valiente y luchadora. Muchos de ellos con la espalda descubierta, "es el nuevo escote", dice esta vallisoletana que defiende vestidos de noche con destellos dorados y tejidos brocados.

La fantasía y el "glitter" son el denominar común de la colección de María Escote que, con vestidos de punto llenos de color adornados con diamantes de lurex, ha arrancado esta quinta jornada de la pasarela madrileña, en la que la vuelta esta tarde de Felipe Varela, diseñador de cabecera de la Reina Letizia, levanta gran expectación.