Patronales del automóvil califican de "autofobia" el protocolo anticontaminación

La patronal de las dos ruedas celebra que las motos no entren en las restricciones

madrid

| 22.01.2016 - Actualizado: 23:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las patronales del sector del automóvil se han mostrado contrarias a las medidas contenidas en el protocolo aprobado por el Ayuntamiento de Madrid ante los episodios de alta contaminación, que han llegado a calificar de "autofobia" y agresión a los ciudadanos.

Las organizaciones del sector, al tiempo que rebaten las restricciones al tráfico, se preguntan por las medidas que debiera emprender el consistorio madrileño ante otras fuentes emisoras de agentes contaminantes más importantes que el automóvil, como la de las calefacciones.

La asociación nacional de fabricantes (Anfac), ha asegurado que "todos estamos concienciados en eliminar la contaminación de las grandes ciudades y mejorar la vida en las mismas, tanto de las personas que residen como de las personas que trabajan y se ganan la vida día a día circulando o trabajando en el centro de la ciudad".

Ello requiere, en su opinión, una estrategia compartida por parte de todos los agentes involucrados en la vida de la ciudad y "el sector del automóvil está asumiendo su compromiso con la sociedad y hoy los vehículos nuevos no son un problema de contaminación para las grandes urbes". El problema proviene de los coches más antiguos y es por eso que la medida más eficaz para alcanzar un objetivo a largo plazo es ir renovando el parque automovilístico.

Anfac ha recordado que ha presentado al Ayuntamiento un conjunto de iniciativas para colaborar en la disminución de las emisiones y congestión del tráfico en Madrid, que están disponibles en Internet (http://www.anfac.com/publicaciones.action).

"Creemos que no todos los coches son iguales y, por ello, una de las medidas que hemos propuesto, mientras se acomete la renovación del parque automovilístico, en los episodios de alta contaminación, es la restricción del tráfico en función del potencial contaminador del coche, de manera que los coches más limpios puedan circular por la ciudad porque no suponen ningún problema de emisiones", ha asegurado un portavoz de esta patronal.

Con una restricción a todos los vehículos "se envía un mensaje negativo a la sociedad", ha asegurado, y "somos partidarios de soluciones consensuadas entre todos porque el vehículos cumple una función sociales, comercial y económica muy importante en la vida diaria de Madrid".

El transporte no es la principal causa de emisiones de la ciudad, hay otras fuentes, ha añadido Anfac, y aplicando estas medidas sobre el tráfico rodado no se acomete el problema de la contaminación de la ciudad en su integridad.

El tráfico es un aspecto parcial y "deberíamos ir a una solución global al problema", asegura Anfac, cuyo criterio también es compartido por la asociación nacional de vendedores (Ganvam), que lamenta que no se está reconociendo el esfuerzo de la industria del automóvil en la reducción de emisiones.

Ganvam habla de "autofobia" cuando se refiere a las medidas madrileñas y "permanente desprecio al ciudadano", aunque también incluye al resto de los ayuntamientos de pequeñas y grandes urbes.

La asociación de vendedores se sorprende de que no se tomen medidas sobre otras fuentes de emisiones más importantes que el automóvil, que representa la expresión máxima de la movilidad. Para Ganvam, el gran problema es que más de la mitad del parque automovilístico español tiene más de diez años. En este punto recuerda que cada uno de esos coches contamina como la suma de cien actuales.

En este problema incide la asociación nacional de concesionarios (Faconauto), que calcula que en el año 2020 el 60 % de los coches que circulen por el territorio nacional tendrán más de diez años, generando una situación insostenible.

Los fabricantes llevan ya muchos años haciendo un gran esfuerzo tecnológico para reducir las emisiones medias de sus modelos y es necesario aprovecharlo mediante un programa estructural de renovación intensiva del parque, que incida tanto en turismos como en vehículos comerciales, explica Faconauto.

Esta medida, "clave para nosotros, debería acompañarse de otras que no pasaran por la restricción del tráfico, sino por la potenciación del transporte público eficiente, de nuevos modelos de movilidad que optimicen el uso del vehículo, de combustibles alternativos o de la concienciación para una conducción más racional".

LA PATRONAL DE LAS MOTOSO CELEBRAN QUE ESTOS VEHÍCULOS NO ENTREN EN LAS RESTRICCIONES

La Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor) ha celebrado que las motocicletas hayan quedado excluidas de las restricciones de tráfico establecidas en situaciones de alta contaminación que se aprobaron este jueves para la ciudad de Madrid.

La organización recordó que ha defendido la no inclusión de los vehículos de dos ruedas entre dichas medidas, puesto que las emisiones de dióxido de nitrógeno representan únicamente el 0,2% del total a cargo del parque de vehículos de la ciudad.

En este sentido, el secretario general de Anesdor, José María Riaño, afirmó que desde la asociación se alegran de que el Gobierno de Madrid haya escuchado las peticiones y señaló que la moto contribuye a solucionar problemas derivados de la movilidad urbana, como la polución.

Al mismo tiempo, se mostró a favor de que esta decisión tenga continuidad con otras medidas de apoyo a la motocicleta, puesto que, en su opinión, "representa un importante activo para lograr una movilidad más sostenible en ciudades de todo el mundo".

Desde Anesdor recordaron que los vehículos ligeros (ciclomotores, motocicletas, triciclos y cuadriciclos) reducen el tiempo de desplazamiento hasta un 70% en comparación con otras opciones de movilidad, mejoran la fluidez del tráfico (al ocupar menos) y registran un índice de ocupación mayor.