Padres del Instituto Neil Amstrong de Valdemoro se manifiestan y reclaman soluciones contra el calor

El IES de Valdemoro donde ayer fueron atendidos 47 alumnos por calor recupera la normalidad

madrid

| 16.06.2017 - 14:33 h
REDACCIÓN

Padres del Instituto Neil Amstrong de Valdemoro se han manifestado esta mañana para protestar después de que sus hijos, casi medio centenar, tuvieran que ser atendidos ayer a causa del calor en el tanatorio del municipio que cuenta con aire acondicionado. Apoyan la decisión que tuvo el Centro aunque la Consejería de Educación no vio la medida acertada. Los padres piden mejoras en las instalaciones y medidas inmediatas.

Parte de la fachada del IES Neil Armstrong de Valdemoro, donde ayer 47 alumnos fueron atendidos por las altas temperaturas, luce decenas de abanicos de papel de colores en protesta por la 'recomendación' del consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, que hace unos días sugirió la elaboración de estos elementos para combatir el calor.

Padres de este centro que ayer se vio afectado por el calor provocando el desalojo de los alumnos consideran que el IES no está preparado para albergar a tantos estudiantes y culpan al nivel de saturación de las aulas de haber agravado los efectos de las altas temperaturas. Agustín Torre, ha asegurado que los padres y madres están viviendo un "acinamiento de chavales en las aulas" en las en algunos casos llega a haber "34 o 35 alumnos" por clase.

Por su parte, la secretaria del AMPA, María Esther Ten, ha asegurado que los alumnos midieron la temperatura con una de las aplicaciones del móvil y que "llegaron a alcanzar los 47 grados". Además ha relatado que los niños "lo vivieron como un caos". "Unos ayudaron a otros porque la situación se desbordó, vinieron ambulancias, Protección Civil...fue un caos total", ha dicho.

Sobre lo ocurrido, Agustín Torre señala que el problema está en la construcción, ya que "falta instituto", motivo por cual "los chavales sufren mucho y tienen que estar concentrados a la hora de estudiar" e indica que el problema de que el instituto esté "a medio construir" viene a raíz de la trama Púnica. Se da la circunstancia de que el pasado curso se inicio con varias aulas prefabricadas debido a que la ampliación del centro se encuentra paralizada por la relación de los terrenos con la trama Púnica, ya que la parcela en la que estaba previsto un nuevo aulario está inscrita en el Registro de la Propiedad a nombre, entre otros, de la empresa Obras y Vías, investigada en la presunta trama de corrupción, y su titularidad no había pasado aún al Ayuntamiento.

El centro, como medida preventiva ante la continuidad de altas temperaturas, ha decretado que las clases se impartan hasta las 11 horas, además de cambiar los exámenes a primera hora. A pesar de estas medidas, ambos padres y miembros de la AMPA coinciden en que "para resolver este problema ya no es solo de ajuste de horarios, "es un problema de tener centros en condiciones y este tiene muchísimas carencias".

UNA SITUACIÓN EXCEPCIONAL

El IES Neil Armstrong de la localidad de Valdemoro ha recuperado la normalidad después de que ayer 47 alumnos tuvieron que ser atendidos por los servicios de emergencias del 112 de la Comunidad por las altas temperaturas, teniendo que ser trasladados al hospital cinco chavales con mareos y malestar y uno por un esguince. Así lo ha dicho este viernes el consejero de Educación, Juventud y Deporte, Rafael Van Grieken, durante su visita al Colegio Estudiantes, donde ha asegurado que "esta mañana se ha desarrollado una actividad normal en el centro y los alumnos se han incorporado a las clases".

Van Grieken ha lamentado la situación que se vivió ayer en el instituto, pero a su juicio "lo primero es que todos los chavales están bien y todo está absolutamente normalizado". "Vamos a ver cómo vamos entre todos a amortiguar esta situación de altas temperaturas que es excepcional", ha añadido el titular regional de Educación.

En este punto, el consejero ha mantenido su posición respecto el traslado de los alumnos de dicho instituto al tanatorio municipal, ubicado en las inmediaciones del instituto y ha reiterado que "los niños no tendrían que haber salido del centro sin que eso hubiera estado perfectamente organizado desde la dirección del centro educativo".

"Ante situaciones excepcionales como ocurrieron ayer en el centro, podía ser perfectamente viable la evacuación", ha aseverado Van Grieken, quién ha asegurado que "están indagando en ello" porque "todo eso tiene que estar bien jerarquizado y la persona responsable de esos niños y que estén en condiciones son los equipos directivos de cada uno de los institutos y centros". "No dije para nada que no fuera acertado porque, bueno, a lo mejor esa decisión fue totalmente aprobada pero tiene que estar perfectamente jerarquizada y controlada por el equipo directivo del instituto o del colegio público que fuera", ha apostillado el consejero.

Además el consejero de Educación, Juventud y Deportes, Rafael Van Grieken, ha defendido la recomendación del consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, de hacer abanicos de papel para combatir el calor en las aulas porque entiende que "lo que intentaba en el fondo era mandar un mensaje de tranquilidad". "Todos podemos estar un poco más o menos afortunados con las declaraciones", ha admitido el consejero.

No obstante, Van Grieken ha querido dejar claro que hacer abanicos de papel para combatir el calor en los colegios "no es evidentemente una solución ni nada que se haya recomendado por parte de Educación".

El consejero de Sanidad recomendó el pasado miércoles a los alumnos de los centros escolares que hicieran abanicos de papel para combatir las altas temperaturas. "Se pueden ventilar las aulas, los niños pueden llevar abanicos y tener mucha hidratación en el aula siempre", dijo el consejero tras la presentación de medidas preventivas ante la ola de calor en el centro de salud Doctor Castroviejo. "Es una terapia ocupacional muy importante para los niños, haciéndolo como lo hacíamos cuando éramos pequeños, dobla, dobla, dobla y tienes el abanico", afirmó Sánchez Martos.