Ordenanza de Convivencia: Apoyo de UPyD, críticas del PSOE y rechazo de IU

Lissavetzky cree que tiene "afán recaudatorio" y es "un brindis al sol"

IU la califica de "lúdica, inmaterial, hipócrita e injusta"

UPyD se pregunta si habrá "medios humanos y técnicos" para ser cumplida

González se declara respetuoso pero "sorprendido" por la Ordenanza de Botella

madrid

| 09.10.2013 - 14:01 h
REDACCIÓN

El Ayuntamiento de Madrid quiere mejorar la convivencia en la ciudad. Se multará con hasta 3.000 euros a los clientes de prostitutas en las calles. Multas también para los vehículos que llevan a toxicómanos a por droga, a la mendicidad organizada con menores, a los limpiaparabrisas de los semáforos y a los gorrillas.

La nueva ordenanza para la convivencia del Ayuntamiento de Madrid contempla tres tipos de sanciones para según qué actos en la vía pública. Será infracción leve, por ejemplo, ofrecer servicios de limpiaparabrisas en semáforos o tirar cáscaras de pipas al suelo. Esto nos puede costar hasta 750€.

Hasta 1.500€ será la multa por no recoger las deposiciones de mascotas u orinar en la vía pública.

Y por último, sanciones muy graves, hasta 3.000€, para los cunderos o la mendicidad infantil.

Las reacciones no se han hecho esperar.

PSOE: AFÁN RECAUDATORIO Y BRINDIS AL SOL

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha opinado que el borrador de la Ordenanza de Convivencia en los Espacios Públicos que prepara el equipo de gobierno municipal es un "cajón de sastre" y tiene un "afán recaudatorio" y que no es más que "un brindis al sol" y una forma de "vender aire".

"Nadie está en contra de una ordenanza que mejore la convivencia", ha comenzado el socialista tras visitar el parque Enrique Herreros, en Chamberí, pero ha añadido que falta por detallar las medidas sociales que harán que los ciudadanos más vulnerables, entre los que ha incluido a "los que piden dinero, los que practican la mendicidad y la prostitución", puedan cambiar de vida. Y es que, como ha asegurado, el borrador no incluye "ninguna nueva actuación social", por lo que la sensación es que "se vende aire". "No tenemos dinero para medidas sociales, no hay concreción pero sí en las sanciones. ¿No será solo afán recaudatorio? Qué clarito tienen lo de las sanciones", ha criticado.

Lissavetzky ha recordado que el PSOE nunca estuvo a favor de meter la prostitución en esta ordenanza de convivencia ya que, por su trascendencia social, se merecería una propia. "Habría que ser más valiente", ha lanzado Lissavetzky, que ha propuesto un plan de choque, junto con Interior y la Comunidad, para luchar contra las mafias que explotan sexualmente a las mujeres debido a que este asunto excede las competencias municipales. El edil socialista ha afirmado que no le parece mal que se sancione al cliente de prostitución callejera para evitar "casos sangrantes" como el de la Colonia Marconi, en Villaverde, "donde los niños, cuando van al colegio, se encuentran con escenas propias de película porno".

IU: HIPÓCRITA E INJUSTA

El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez, considera que la Ordenanza de Convivencia elaborada por el gobierno municipal del PP es "lúdica, inmaterial, hipócrita e injusta".

Ángel Pérez ha declarado que "cuando se pretende regular el sentido común", como entiende que hace la norma que prepara el gobierno de Ana Botella, "muy a menudo se cae en el ridículo", y ha advertido de que, "con estos contenidos, es muy difícil alcanzar un consenso para sacarla adelante".

Para el portavoz de IU, la ordenanza, aún en fase de borrador, es "lúdica" porque "pretende distraer de los muchos y graves problemas que padecen los ciudadanos".

"Es inmaterial porque "se diría que Madrid tiene resueltos todos estos problemas y que ahora lo que toca es que nos digan si es o no correcto escupir en el suelo", ha añadido.

También es "hipócrita" porque "sólo persigue lo que se ve para tratar de esconderlo debajo de las alfombras, por ejemplo la prostitución en la calle pero no en locales donde pueden estar explotadas decenas de mujeres" y además "injusta" porque "equipara cosas tan dispares como el acoso o limpiar parabrisas".

"Por cierto -ha apuntado-, prohíbe limpiarlos, pero no ensuciarlos".

Pérez cree asimismo que la ordenanza denota "falta de sensibilidad" al "multar a un mendigo con unas cantidades que si tuviera normalmente estaría dentro del supermercado comprando algo de comer".

UPYD: NECESARIA PERO SE PREGUNTA SI HABRA MEDIOS HUMANOS Y TECNICOS PARA SU VIGILANCIA

Por el contrario, el portavoz de UPyD en el Ayuntamiento de Madrid, David Ortega, se ha preguntado este miércoles si la "compleja" Ordenanza de Convivencia en los Espacios Públicos contará con "medios humanos y técnicos" suficientes para ser cumplida.

Ortega cree que la ordenanza es "necesaria" y que incluso llega "algo tarde" porque ya hace un año que se aprobó en Pleno una iniciativa conjunta de UPyD y PSOE en la que el Ayuntamiento se comprometía a tenerla lista en el primer semestre de 2013.

"Es muy importante que esta ordenanza sea consensuada por el mayor número posible de fuerzas políticas y sociales porque tiene que durar muchos años. Esperamos que el PP no abuse de su mayoría absoluta y, en este sentido, pensamos que el enfoque de la ordenanza no debe ser ni moralista ni estético", ha defendido el edil de la formación magenta.

GONZÁLEZ: SORPRESA Y RESPETO POR LA ORDENANZA MADRILEÑA

El presidente regional, Ignacio González, ha dicho hoy que respeta la Ordenanza de Convivencia Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid, pero ha confesado que, a priori, "le ha sorprendido un poco" porque él es "bastante liberal" a la hora de permitir las actuaciones públicas, siempre dentro de la legalidad. El presidente ha reconocido que no conoce en profundidad el contenido de esa normativa, que "en todo caso" es un asunto que compete al Ayuntamiento de Madrid y a la alcaldesa, Ana Botella, a lo que ha apostillado que "habrá que estar a lo que allí se diga".

No obstante, a nivel personal se ha declarado a favor de "dar libertad", en general, a la hora de permitir las actuaciones en la vía pública, eso si, ha puntualizado, "siempre dentro del marco de la legalidad".

"En términos generales, estoy bastante más a favor de dar libertad individual a la gente para hacer cosas, siempre dentro del respeto lógico de las normas de convivencia y de los criterios legales de carácter general", ha indicado González que ha añadido que en la ordenanza "hay algunas cosas a priori" que ha leído en los medios de comunicación que "le han sorprendido un poco", pero se ha mostrado "seguro de que habrá que matizarlas" con una lectura más detallada de la normativa municipal.