Ocho detenidos en Huesca y Madrid por traficar con armas y matar animales protegidos

Guardia Civil

madrid

| 02.09.2015 - 08:57 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Guardia Civil ha detenido en Huesca y Madrid a ocho personas por tráfico y tenencia ilícita de armas. Además, algunos de los arrestados se dedicaban a matar animales protegidos con silenciador y por la noche, todo ello con el fin de no ser descubiertos.

Según informó el Instituto Armado, en la llamada 'operación Jacarás' se han intervenido 35 armas largas; 17 armas cortas; y una escopeta de cañones recortados, la mayoría ilegales al no poseer ningún tipo de documentación.

Parte de los arrestados cazaba animales protegidos por la noche y con silenciador, sin contar con ningún tipo de autorización, algo que hacían en diversos términos municipales. Entre las especies cinegéticas que abatían no solamente había especies autóctonas, como el jabalí, sarrio y corzo, sino que también se encontraban especies protegidas como avutardas, puma y animales como ñus africanos.

Estos implicados que se dedicaban a la caza furtiva carecían en algunos casos de la guía Cites (convenio sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestre), por el que se concede autorización para transporte e importación de animales de caza.

COCHE A LA FUGA

Este armamento se ha localizado en registros domiciliarios en Sabiñánigo (Huesca), Huesca y Madrid. En estos inmuebles también se han encontrado, también, tres armas prohibidas (bastón estoque y pistolas taser ), así como abundante munición metálica; más de 2.000 cartuchos; ocho silenciadores; y 112.740 euros en metálico.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de abril, tras la identificación del conductor de un vehículo que se saltó un control rutinario.

Una vez interceptado el turismo, se localizó en su interior una escopeta de cañones recortados, por lo que se detuvo al conductor como supuesto autor de un delito de tenencia ilícita de armas. Investigaciones posteriores determinaron que el arma había sido adquirida en Sabiñánigo, en un establecimiento público de la localidad dedicado a la hostelería.

MODIFICABAN LAS ARMAS

Desde el principio se tuvo conocimiento de la existencia de tres varones, vecinos de Sabiñánigo, Huesca y Madrid, que se encontraban en contacto para realizar la modificación de armas largas para caza mayor, realizando modificaciones sustanciales de las mismas y haciendo posible que se adaptara un silenciador.

Evitaban así ser escuchados cuando ejercían la caza de manera ilegal. También se localizó un taller en la ciudad de Huesca donde se fabricaban los silenciadores y en el que disponían de herramientas específicas para su fabricación. Por este motivo se procedió a la detención de estos tres varones y se practicaron varios registros en nueve viviendas y locales de Huesca, Sabiñánigo y Madrid.

El pasado mes de julio se procedió a la detención de otros dos varones y una mujer, vecinos de Sabiñánigo a los que se les intervinieron catorce armas largas entre escopetas y rifles, dos de ellos ilegales al carecer de documentación y los otros con los cañones modificados, tres silenciadores, abundante munición metálica, excediendo uno de los detenidos la cantidad de munición permitida, así como 90.000 euros en metálico.

Además se localizaron en neveras trofeos de caza mayor congelados, con signos evidentes de haber sido abatidos recientemente, ya que no habían llegado al nivel de congelación necesario para dejar de gotear sangre y otros fluidos, así como numerosos trofeos de caza mayor en las paredes.