Montero aboga por una "economía del amor" frente a la que "obliga a competir por la miseria"

López propone un "reglamento cívico" para el uso de espacios como Madrid Río

madrid

| 11.05.2015 - 08:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El candidato de Izquierda Unida a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Luis García Montero, ha abogado este domingo por una "economía del amor", la que impera en las familias, frente a una "economía de la avaricia" que "obliga a la gente a competir por la miseria y a olvidarse de sus derechos".

En un acto de campaña celebrado en Alcalá de Henares, García Montero ha llamado a "transformar las cosas" mediante la movilización ciudadana para "defender un trabajo digno, defender que no se privaticen los hospitales, que no se privaticen las escuelas, para que haya una respuesta política de color rojo" en las instituciones.

En su discurso, el poeta ha incidido en que se está creando "una España basada en la desigualdad", de forma que se ha desvanecido la forma de pensar en que "los hijos iban a vivir mejor que sus padres".

Por su parte, la candidata de IU a la Alcaldía de Madrid, Raquel López, ha promovido hoy un "reglamento cívico" para el uso compartido de los espacios públicos ante las demandas de usuarios de zonas como el paseo de Madrid Río, donde existe un "caos" por la coincidencia de ciclistas, deportistas, patinadores y peatones.

Según ha explicado en un comunicado la cabeza de cartel de IU a la Alcaldía, desde prácticamente la inauguración de Madrid Río se produjeron denuncias y quejas de los usuarios, para los que ha abogado por "un reglamento cívico que garantice el uso ordenado y seguro de los espacios públicos".

López ha sostenido que, aunque en 2011 se adoptó alguna medida como reducir la velocidad de las bicicletas a seis kilómetros por hora, esta medida no logró variar la situación, que según ha apuntado se reproduce además en otros espacios como la Casa de Campo o El Retiro.