Miguel Ríos, José Menese y Aquiles Machado ofrecen un concierto en la carcel de Navalcarnero

madrid

| 26.12.2011 - 18:41 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los internos de Navalcarnero han podido disfrutar de artistas de tanto caché como Miguel Ríos, José Menese y Aquiles Machado, que les han dado una fiesta "por todos los palos", gracias a la ventana a paisajes imaginarios que el Teatro Real abre en las prisiones desde hace cinco años.

El responsable del Proyecto Social del Teatro Real, Juan Marchán, ha explicado que esta es su quinta temporada de talleres en las cárceles españolas y que es "muy importante hacer estas cosas" en Navidad. "Hay dos momentos cumbre en la vida en la cárcel: cuando se muere un familiar y la Navidad. Son horrorosos y queremos que sea menos malo", ha subrayado Merchán, que ya ha obtenido dos medallas de Plata al Mérito Social Penitenciario por este proyecto.

Los artistas que han querido ser en esta ocasión solidarios, y que se suman a una lista en la que ya figuran, entre otros, Carmen Linares, José Bros o Amaral, han dado hoy durante una hora y media, y en medio de las lágrimas de emoción y agradecimiento de muchos de los 250 presos que abarrotaban el salón de actos, "un abrazo muy clásico, flamenco y rockero" a los presentes, en palabras de Menese.

El cantaor (La Puebla de Cazalla, Sevilla, 1942) ha recordado en declaraciones a Efe que en cuanto se lo propusieron no lo dudó, tanto por el proyecto como por compartir escenario con Ríos (Granada, 1944). "Somos de la misma edad, nos examinamos a la vez del 'carné de artista' y hemos estado en muchos mítines del Partido Comunista", ha relatado.

Él quería cantarle a los internos "cosas para que no se aburrieran mucho" y por eso ha elegido, acompañado del guitarrista Antonio Carrión, un taranto de Almería y el villancico "Los campanilleros" para abrir boca.

Menese no ha incluido en su repertorio de hoy una "carcelera", "porque bastante tienen estas criaturas para recalcárselo", justificaba, aunque sí les ha cantado a capella una letra. Luego, en su segunda aparición, se ha lanzado con otros villancicos y unos caracoles, y ha explicado que no podía hacer compás con las palmas porque se rompió el húmero y está esperando a que le operen.

El tenor venezolano Aquiles Machado (Barquisimeto, 1973), irreconocible tras adelgazar 56 kilos, señalaba a Efe antes de su actuación que quería ser "una ventana a la música, a los sonidos que crean paisajes que ni siquiera existen". Por eso ha elegido, acompañado de la pianista Celsa Tamayo, "Canzone proibita"; "No puede ser", de "La tabernera del puerto"; el último aria de Cavaradossi en "Tosca", "E lucevan le stelle", y "Granada", con la que ha puesto en pie al auditorio.

Pero, sin duda, el que "se ha quedado" con el público ha sido Ríos, muy feliz, según decía a Efe, de "romper la monotonía de unas vidas muy regladas, de llevar un poco de aire fresco que alivie una rutina tan grande".

En un salón de actos presidido por una reproducción hecha con hilos del "Guernica" y con el escenario ocupado por un cartel de la compañía teatral "Barrote vil", el músico ha contado que en 1972 le metieron 27 días en la prisión de Carabanchel "por fumar canutos".

"Por eso se con quién estoy hablando: con seres humanos de primera categoría. Venir hoy aquí a cantar es una sensación agridulce: rompo vuestra monotonía pero yo me voy y vosotros quedáis 'chapados'. El mundo sigue marchando pero no olvidéis que no estáis solos", les ha dicho en medio de una explosión de bravos.

Para el "petit rato de puta madre" que ha pasado con ellos ha escogido "Bienvenidos", "Generación límite", "Dame una cita" y "Rock and Roll Búmeran" aunque ha sido el "Himno de la alegría", cantados con todos al final en el escenario la que ha desatado el entusiasmo.

"Tú sí que vales", les gritaban al final los presos, entre ellos Isidro Costoso, madrileño de 33 años, José, "madrileño gitano" de 30, o el ecuatoriano, de Loja, Riofrío Ordóñez, de 26.

"Que unas personas de tanto caché vengan gratis, a perder una mañana con nosotros que nos hemos portado tan mal y que estamos intentando encontrar el rumbo...", decía muy emocionado a Efe Costoso.

El presentador del concierto, el periodista Juan Ramón Lucas, ha subrayado que era un privilegio de compartir el tiempo con ellos: "lo importante es que nunca olvidéis que si aquí se está mal en Navidad peor, pero que fuera hay gente que piensa en vosotros".