Miedo a las mafias que alquilan pisos ocupados en Carabanchel

La Policía Municipal se traslada a la casa de vecinos ante el miedo de algunos a denunciar en comisaría

madrid

| 24.09.2016 - 14:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Desde este fin de semana la presencia policial se ha incrementado en el barrio de Comillas, en Carabanchel. Es una de las medidas aprobadas en el pleno de la junta municipal para acabar con los conflictos de convivencia provocados por mafias organizadas que alquilan pisos ocupados. Los vecinos llevan años atemorizados.

Los residentes del barrio de Comillas se quejan de la venta de drogas y el trapicheo en varios bloques de viviendas del Ivima. También critican que haya okupaciones de pisos en algunas zonas y del incremento de robos al tirón.

La Policía Municipal de Madrid se está trasladando a las casas de los vecinos del barrio de Comillas (Carabanchel Bajo) ante el miedo de algunos de ellos a presentar la denuncia en comisaría por temor a que acaben intimidados por los delincuentes.

Un mecanismo, según ha explicado esta semana el concejal delegado de Salud y Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, que se está poniendo en marcha, a imagen de lo que hace Policía Nacional, para evitar a los denunciantes la "sensación de miedo" a presentar la denuncia, que se da especialmente entre las personas mayores.

Barbero ha explicado que recientemente se reunió con la concejal presidenta del distrito de Carabanchel, Esther Gómez, y con el coordinador de Seguridad municipal "ante la demanda de los ciudadanos". "Hay que escuchar para poner en marcha estos programas", ha añadido.

Por su parte, el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez, ha afirmado que le consta que el comisario de Carabanchel ha realizado un plan en colaboración con Policía Municipal. "Tiene reuniones para analizar los puntos negros y para adoptar las medidas de prevención y actuaciones", ha añadido.

Los residentes del barrio de Comillas se quejan de la venta de drogas y el trapicheo en varios bloques de viviendas del Ivima. También critican que haya okupaciones de pisos en algunas zonas y del incremento de robos al tirón.