Más de 43.500 personas se presentan para cubrir 1600 plazas de enfermería

madrid

| 04.10.2014 - 14:39 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El consejero madrileño de Sanidad, Javier Rodríguez, ha deseado hoy "la mejor suerte" a los más de 43.000 opositores que compiten por una de las 1.600 plazas de enfermería que oferta la Comunidad de Madrid en unos exámenes que han requerido una "logística complicada".

Se han habilitado 711 aulas en 31 facultades de las universidades madrileñas y más de 2.000 personas, entre cuidadores y supervisores, trabajan hoy en la prueba de Enfermería, con la que concluye "la mayor oferta pública de empleo que se hace en el sector sanitario de toda España", según ha dicho el consejero.

La de este sábado es la tercera y la más numerosa de las pruebas de evaluación convocadas por Sanidad para cubrir 3.571 plazas en seis categorías de profesionales sanitarios, que disputarán un total de 84.144 aspirantes.

Más de la mitad de los 43.506 aspirantes a una plaza de Enfermería son de fuera de la Comunidad de Madrid, lo que a juicio del consejero demuestra que "valoran" la sanidad madrileña "por encima de otros servicios sanitarios".

Catorce aspirantes son mujeres embarazadas que se examinarán en el hospital porque están ingresadas -doce de ellas en Madrid y dos en Canarias-, a las que el consejero ha deseado "la mejor suerte" y que el "estrés del examen" no les afecte. "Espero que al final tengan un parto feliz".

Amparadas por la Constitución, dos opositoras que profesan el judaísmo realizarán su examen a la caída del sol -su religión les impide hacer esta actividad durante el sábado- y por ello permanecen ahora "encerradas" en la Dirección General de Recursos Humanos para evitar el contacto con el exterior.

El consejero Javier Rodríguez ha deseado que la jornada transcurra sin incidentes y ha apuntado que cuando finalicen las pruebas los organizadores podrán "descansar", al igual que aquellos que logren la plaza.