Más de 330 niños hiperactivos madrileños asisten a campamentos en Guadalajara

madrid

| 25.07.2011 - 14:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Más de 330 niños de entre 7 y 15 años con déficit de atención e hiperactividad (TDHA) asistirán este verano a campamentos organizados por la Comunidad de Madrid en Sigüenza, en la provincia de Guadalajara.

El campamento, que ha sido visitado hoy por el consejero madrileño de Asuntos Sociales, Salvador Victoria, y el alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, pretende proporcionar a los menores durante el periodo estival un espacio que ayude a su desarrollo personal y social, y, al mismo tiempo, servir de apoyo a las familias.

Este campamento, ha dicho el consejero, "ofrece a los niños con necesidades especiales un espacio de ocio y diversión durante el periodo estival para que puedan divertirse y relacionarse con otros chicos y al mismo tiempo permite a los padres descansar del esfuerzo que supone cuidar a un niño que requiere una atención específica".

El Gobierno madrileño ha informado hoy de que la Consejería de Asuntos Sociales, a través del Instituto Madrileño del Menor y la Familia, ha organizado diversos turnos de entre 10 y 14 días de estancia durante los meses de julio y agosto, dependiendo de las edades de los niños.

En cada salida viajan entre 60 y 120 niños que están acompañados en todo momento por monitores que les ofrecen una atención personal y especializada adaptada a sus necesidades.

Asimismo, acompañan a los menores médicos, personal sanitario y psicólogos expertos en trastornos de déficit de atención.

Los niños están organizados en grupos de edad para la realización de los cursos, talleres y actividades, que incluyen excursiones al campo, senderismo, gymkhanas, piscina, deportes, teatro y manualidades.

La preparación de los campamentos ha tenido un periodo de adaptación previo tanto para los niños como para los padres, que han recibido cursos y charlas formativas en las que se han transmitido recomendaciones básicas y estrategias concretas para potenciar la relación con sus hijos y asumir esta situación estival.