Más de 2.100 animales participan en la fiesta de la Trashumancia en Madrid

Esta fiesta celebrada desde 1994, tiene como objetivo realzar la actividad ganadera trashumante

madrid

| 28.10.2012 - 13:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Esta fiesta, que se viene celebrando desde 1994, tiene como objetivo realzar la actividad ganadera trashumante y su acercamiento a la población urbana de Madrid. Se recupera con ello la tradición del paso de ganado trashumante por la capital, practicado desde la Baja Edad Media y coordinado hasta 1836 por el gremio del Honrado Concejo de la Mesta. Esta coordinación fue ejercida seguidamente y hasta 1931 por la Asociación General de Ganaderos del Reino, que supervisaba el tránsito de los ganados desde las sierras de Castilla y León y La Rioja a las dhesas de Castilla-La Mancha y Extremadura en el mes de mayo y en sentido contrario durante los meses de octubre y noviembre.

Una fiesta que acerca la vida de los ganaderos y la cultura rural de algunas regiones de España al centro urbano de Madrid, donde los asistentes y curiosos han podido observar el recorrido de las 2.050 cabezas ovinas, 50 ejemplares de vacuno y decenas de caballos, junto a cinco grupos folclóricos, que han marchado desde Casa de Campo hasta la Puerta del Sol, para continuar por la calle Alcalá hasta la Plaza de Toros de Las Ventas.

En declaraciones a Europa Press Televisión, un pastor venido de la Sierra de la Demanda de Burgos, Luis, ha explicado que la trashumancia por Madrid se sigue realizando para "que no se pierdan los derechos de la cañada real". Según este pastor burgalés, la gente que asiste al festejo se "impresionan" porque no es habitual.

Preguntado por si los animales sufren al andar entre tantas personas, Luis ha asegurado que se trata de un "día malo" para los animales ya que los sacan de su "hábitat". Además, ha comentado que a los ganaderos y pastores trashumantes también les llama la atención pasar por el centro de la capital con las ovejas.

Todos los rebaños participantes han estado acompañados por sus pastores, que han identificado a sus ganaderías y han realizado el pago tradicional de 25 maravedíes --moneda española del siglo XV-- para que los rebaños puedan atravesar Madrid.

Una de las asistentes a la histórica vía pecuaria madrileña, Inés, ha asegurado que le parece "estupendo" que se celebre esta marcha una vez al año. Esta mujer ha asegurado que es una actividad ideal para "pasar un día estupendo" y ha comentado que le hace "ilusión" que se mantenga esta tradición.

LA HISTORIA DE LA TRASHUMANCIA

La historia de la Trashumancia se remonta al rey Alfonso X El Sabio, que concedió en 1273 los privilegios al Concejo de la Mesta de los Pastores para que pudieran moverse libremente con sus rebaños, respetando las cinco cosas vedadas: panes, viñas, huertas, dehesas y prados de guadaña. El tributo de cinco ovejas por millar, que debían pagar los pastores a la Corona al atravesar los Puertos Reales en su viaje de primavera se convirtió en el ingreso más importante y regular del Reino de España, pues durante siglos transitaron anualmente por las cañadas de 3 a 5 millones de ovejas entre las montañas del norte y los valles del sur.

Además de la Concordia de los Hombres Justos de la Mesta, por privilegio concedido a Madrid a principios del Siglo XV por el rey Juan II, padre de Isabel la Católica, se instituyó la Feria de Ganados de San Mateo, que durante tres días se celebraba en la calle de Alcalá, que es cañada real o camino de cordel.

Se llamaba así porque los ganaderos, acogidos a los privilegios del Honrado Concejo de la Mesta, defendían sus derechos de paso con una copia de la Ley en la mano y con un cordel, que llevaba en sus puntas dos sellos de plomo, troquelados por el fiel contraste de pesos y medidas. El mayoral avanzaba delante del rebaño y en los lugares donde veía que habían dejado menor anchura de la pertinente, medía con el cordel el ancho de la calle, presentando ante la autoridad la denuncia correspondiente.

Hasta mediados del siglo XX era habitual ver pasar por la calle de Alcalá en primavera y otoño los rebaños de ovejas merinas con sus pastores, que regresaban o se dirigían hacia Extremadura.