Mantienen la ocupación del edificio del futuro museo Ambasz

madrid

| 07.05.2017 - 13:12 h
REDACCIÓN

El edificio del futuro Museo del Arte, Arquitectura, Diseño y Urbanismo (MAADU) impulsado por el argentino Emilio Ambasz y situado en el número 39 de la calle Gobernador de Madrid, continua 'okupado' tras la manifestación de algunos colectivos ayer contra la "venta" de Madrid y ha pasado a ser denominado como 'La Ingobernable' por parte de sus ocupantes.

Tras la concentración ayer en la plaza de Canalejas a la que acudieron el Patio Maravillas, así como otros colectivos sociales, para mostrar su rechazo a la "venta" que, a su juicio, se está produciendo de la ciudad de Madrid a "a las grandes empresas", se produjo la 'okupación' de un edificio en la calle del Gobernador, 39, donde se concentraron cerca de cien personas en "actitud pacífica", han informado a Europa Press fuentes policiales.

Según relata el Patio Maravillas, a través de su cuenta en la red social Twitter, han amanecido en las instalaciones a las que han puesto el nombre de 'La Ingobernable' y pasarán el día "trabajando en el acondicionamiento del edificio".

'La Ingobernable' ya ha estrenado cuenta en Twitter, donde se describe como "centro social metropolitano para la construcción de comunes urbanos".

No es la primera vez que colectivos 'okupan' este inmueble. En mayo de 2015, el Patio Maravillas entró en este centro ante el inminente desalojo de su entonces sede en la calle Pez, 31 del barrio de Malasaña.

EL CONSISTORIO CEDIO EL EDIFICIO EN 2013

En marzo de 2013, Ambasz y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, firmaron un convenio de colaboración por el que el Consistorio cedía el inmueble por 75 años para fines culturales mientras que la Fundación Ambasz se hacía cargo de la construcción y mantenimiento por un montante de 10 millones de euros.

El edificio, actualmente sin uso, estaba incluido en el lote de inmuebles que el Ayuntamiento puso a la venta. El arquitecto se interesó por él y le escribió una carta a Botella. La decisión municipal fue sacarlo de ese catálogo para dar cabida al museo teniendo en cuenta la ubicación estratégica, en pleno Paseo del Arte, y potenciar el entorno desde el punto de vista cultural, turístico e internacional.