Majadahonda celebró la "Fiesta del Judas"

madrid

| 24.04.2011 - 13:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Majadahonda ha celebrado la llamada 'Quema del Judas', una fiesta pagana que se remonta a la posguerra y que simboliza la quema del pecado y del mal en el cuerpo de un pepele de trapo

La “Quema del Judas”, una fiesta pagana que se remonta a la posguerra y en la

que se simboliza la quema del pecado y el mal en el cuerpo de un pelele de trapo.

La fiesta dio comienzo a las 12:00 horas, en el Parque de Colón, con una traca y la quema del Judas. Posteriormente, a las 12:15 horas, en la Plaza de Colón, se celebró un baile popular y, para los más pequeños, juegos infantiles.

La Quema del Judas es una antigua tradición que se festeja siempre como colofón de la Semana Santa, el Domingo de Resurrección. Esta fiesta viene celebrándose desde que finalizó la Guerra Civil. Con anterioridad no se conocen exactamente sus orígenes, pero se sabe que es una costumbre muy antigua, que también se festeja en otros municipios de la zona, aunque no en todos con la misma simbología.

El muñeco se hace con un armazón de paja dos o tres días antes de la quema.

Para dar una forma redondeada a la cabeza, se rellena un globo con paja y se le coloca delante una careta. Los muñecos, atados a un poste, son recubiertos con ropas donadas por los vecinos.

De este modo, se procede a la quema, que va acompañada por una serie de petardos y bengalas, y con una gran traca.

En estos momentos, la fiesta ha perdido todo su carácter religioso y ha ido derivando hacia lo profano. Sin embargo, antiguamente salían de la iglesia dos procesiones, una del Niño y otra de la Virgen con un velo, con dos recorridos distintos pero de la misma duración.

Cuando se producía el encuentro, el alcalde, con su vara de Gobierno, destapaba el velo de la Virgen y, a continuación, se quemaba el Judas. Incluso, el Sábado Santo, los niños, cada uno en su barrio, hacían un muñeco y lo quemaban en público.