Madrid inaugura el servicio público de alquiler de bicicletas eléctricas

BiciMAD, primer sistema de bicicleta pública cien por cien eléctrica de Europa

Ana Botella presenta esta iniciativa de fomento de la bici como medio de transporte urbano

Empieza su andadura con una flota de 1.560 bicicletas y 3.120 anclajes distribuidos en 123 estaciones

Funciona todos los días de la semana, las 24 horas del día

madrid

| 23.06.2014 - 13:54 h

La almendra central de Madrid podrá recorrerse desde hoy en una de las cerca de 1.600 bicicletas eléctricas que forman parte del servicio público de alquiler -BiciMad- que tiene como objetivo reducir la contaminación y fomentar los hábitos de vida saludables.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, inauguró en la estación de BiciMAD de la plaza de Cibeles este servicio de alquiler, por el que los abonados pagarán 50 céntimos por la primera fracción de 30 minutos hasta los 2,30 euros que costará el máximo de dos horas.

Madrid cuenta desde este lunes con el nuevo sistema público de bicicleta 'cien por cien' eléctrica, BiciMad, que estará operativo todos los días del año durante 24 horas y que pretende impulsar "poco a poco" un cambio "cultural" en las pautas de movilidad de la ciudad, según ha recalcado la alcaldesa de la capital, Ana Botella, durante la presentación de esta iniciativa.

Este servicio arranca con una flota de 1.560 bicis y 3.120 anclajes distribuidos en 123 estaciones distribuidas en los distritos de Centro, Salamanca, Arganzuela, Retiro, Moncloa-Aravaca y Chamberí.

Con ello se cumple, en palabras de la alcaldesa, el "compromiso" de poner en marcha este servicio público de bicicleta que convierte a Madrid en la primera capital de Europa en utilizar en su totalidad bicis eléctricas para este tipo de proyecto, algo relevante teniendo en cuenta la orografía de la ciudad.

El apoyo eléctrico de las bicicletas, con una autonomía de 70 kilómetros, amplía el número de ciclistas potenciales y permite acceder a los lugares con mayor desnivel, un elemento clave a tenor de Madrid (con vías en desnivel), tal y como ha explicado Botella.

Para su uso existen diferentes tarifas. Así, el abono anual tiene una tarifa 50 céntimos la primera media hora y de 60 céntimos los siguientes 30 minutos. A partir de las dos horas, cada hora tiene un coste de 4 euros.

En el caso de tarjeta ocasional, el coste de la primera hora es de dos euros y a partir de la segunda de cuatro euros. Aparte, se establecen bonificaciones como devolver la bici en una estación de baja ocupación, cogerla en una zona de alta ocupación y reservar el punto de destino (10 céntimos en esos casos).

Sobre las tarifas, la alcaldesa ha explicado que se bonifica el uso combinado del trasporte y favorecen desplazamientos específicos, como puedan ser trayectos hacia el lugar de trabajo.

De hecho, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, ha remarcado que BiciMad es una servicio público integrado en la red de transporte de la ciudad que se completa con la bici y que por ello se bonifica a los titulares del abono (que pagarán 15 euros por la tarjeta anual frente a los 25 de otros usuarios).

En consecuencia, ha incidido en que es un servicio de transporte "alternativo" y no un elemento "lúdico", sin que se quite la opción de que sea utilizado desde el "ocio y el entretenimiento". Aparte, incluye un sistema tecnológico que permite su uso.

Así, la base, un tótem instalado en todas las estaciones, tiene una pantalla táctil en la que el usuario puede darse de alta en el sistema, consultar la ocupación de las estaciones, dar avisos de incidencias o recargar y consultar el saldo para el uso de las bicicletas.

También se ha diseñado un plano de la ciudad que detalla las vías con mayor o menor desnivel, la ubicación de las estaciones y las calles con menos tráfico (denominadas 'tranquilas'), las vías ciclistas existentes y los ciclocarriles.

CONVIVENCIA ENTRE CONDUCTORES Y CICLISTAS

Mientras, la alcaldesa de Madrid ha relatado que con este sistema se logra articular un modelo de transporte alternativo al coche "sostenible y sostenido" en el tiempo que reducirá la contaminación (al bajar el uso del automóvil) y mejorará el entorno de la ciudad, de acuerdo a los objetivos del Plan de Calidad del Aire de Madrid.

Por ello, espera que su uso modifique "poco a poco" los hábitos de movilidad en la ciudad y se plasme una "convivencia pacífica, tolerante y de respeto" entre conductores, peatones y ciclistas. "Una ciudad de todos y para todos", ha agregado la primera edil para definir Madrid como una ciudad "tolerante e integradora".

Botella ha remarcado también que el uso de la bicicleta en la ciudad sigue siendo reducido pero también refleja un "fuerte incremento" en los últimos tiempos, con una subida del 17 por ciento entre 2012 y 2013.

A ello contribuye actuaciones para fomentar el uso de la bici y que lleva a que Madrid tenga actualmente 321 kilómetros de vías ciclistas, 1.174 aparca-bicis y 76 líneas avanza-bici en los semáforos. "Una que en el último año se ha visto reforzada con el carril del Eje Mayor-Alcalá, la M10 Ciclista o las nuevas vías de Las Tablas y Montecarmelo, a las que sumamos cerca de 70 nuevos kilómetros de ciclocalles y ciclocarriles para facilitar la implantación del BiciMAD", ha resaltado luego.

"SUEÑO HECHO REALIDAD"

Por su parte, el gerente de la empresa que desarrolla el sistema, Miguel Vital, ha calificado de "hito histórico" la puesta en marcha de BiciMad, que nace con vocación de mejora continua y que irá implantando avances tecnológicos y de calidad al servicio.

"Es hacer realidad un sueño, que Madrid sea una ciudad de bicicleta", ha apostillado luego para remarcar que este proyecto ha generado 60 puestos de trabajo e impulsado la economía local, puesto que los distribuidores y proveedores son de Madrid