Madrid estrena el sistema de recogida de basura lateral, más rápido y menos ruidoso

Once distritos de Madrid comenzarán a usarlo desde finales de mayo

En total se han adquirido 52 vehículos

También se estrenarán nuevos contenedores para las fracciones de restos y envases con mayor capacidad

madrid

| 16.05.2017 - 14:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

Once distritos de Madrid comenzarán a usar desde finales de mayo un nuevo sistema de recogida de residuos domésticos y comerciales mediante carga lateral, que tiene la ventaja de facilitar la accesibilidad a los contenedores y hacer menos ruido durante el proceso de recogida. La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha presentado hoy los nuevos contenedores en los que se depositará la basura, y que forman parte de la Estrategia de Residuos que el Ayuntamiento de Madrid puso en marcha el pasado mes de noviembre. Así, los nuevos contenedores serán recogidos por camiones de carga lateral, por lo que éstos también tendrán que ser cambiados, y se han adquirido 52 vehículos.

Las zonas en las que se implantará corresponden, en su mayoría, a aquellas en las que en la actualidad se recogen las fracciones de envases y restos mediante contenedores de 800 litros de capacidad, de cuatro ruedas, instalados de forma permanente en la vía pública.

También se cambiará de sistema de recogida, aunque en menor medida, en algunas zonas en las que la basura se deposita en cubos de dos ruedas asignados a comunidades de vecinos o comercios, concretamente en el ensanche de Vallecas, Sanchinarro, Valdebebas y PAU de Carabanchel.

Todas las zonas afectadas están situadas en los distritos de Moratalaz, Ciudad Lineal, Hortaleza, Vicálvaro, San Blas-Canillejas, Barajas, Carabanchel, Usera, Puente de Vallecas, Villaverde y Villa de Vallecas.

Los nuevos contenedores para las fracciones de restos y envases tienen mayor capacidad (3.200 y 2.400 litros) que los actuales, que son de 800 litros, por lo que se instalará un número inferior: 8.448 recipientes nuevos para sustituir a 14.392 que hay en estos momentos. No obstante, el volumen total de los nuevos recipientes se incrementará entre un 80 y un 100 % sobre el actual.

Estos nuevos contenedores carecen de ruedas y estarán instalados de forma permanente en la vía pública. Los recipientes para restos cuentan con un pedal para facilitar su apertura, y en los contenedores de envases, en los que la tapa estará cerrada, se ha aumentado el diámetro de los orificios por los que depositar los residuos.

En los distritos de Moncloa-Aravaca, Chamberí, Fuencarral-El Pardo, Tetuán, Latina y Centro se establecerá la recogida de carga lateral para todos los contenedores de papel-cartón y vidrio situados en las calles; y en el caso de Centro, también para los de envases. Se retirarán un total de 901 contenedores que serán sustituidos por 1.067 nuevos, con un incremento de volumen del 18 %.

Los recipientes para papel-cartón y los de envases para Centro tienen una capacidad de 3.200 litros y los de vidrio de 2.200 litros.

La previsión de instalación de los nuevos contenedores para restos y envases es a partir del próximo 22 de mayo en los distritos de Villaverde, Carabanchel y Puente de Vallecas; en junio, en los de Usera, Villa de Vallecas, Hortaleza, Barajas y San Blas; en julio, en Ciudad Lineal y Moratalaz, y en agosto le tocaría al distrito de Vicálvaro, de forma que en el mes de octubre esté implantada la recogida de carga lateral en todas las zonas previstas de estos distritos.

En cuanto a los contenedores de papel-cartón y vidrio el cambio se realizará en julio en los distritos de Fuencarral, Moncloa y Latina; en agosto en Chamberí y Tetuán; y en septiembre en Centro. En este último distrito también se cambiarán los contenedores para envases.

Todo ello se hace por las ventajas de la recogida lateral, que ya está implantado en la mayoría de las poblaciones españolas; entre estas ventajas están la mayor accesibilidad de los usuarios al contenedor de restos, ya que disponen de pedal de apertura; una mayor seguridad para los trabajadores, que no tienen contacto ni con el recipiente ni con los residuos; y una mayor eficiencia de la recogida que será más rápida al haber un menor número de contenedores.

La mayor sostenibilidad es otra de las ventajas, puesto que se trata de un sistema totalmente automatizado que no precisa del desplazamiento de los recipientes, lo que unido al menor número de procesos de vaciado implicará una importante reducción del ruido que se produce durante la recogida de basura.