Madrid estrena 2015 con otra rebaja del IRPF y congelación de todas las tasas

madrid

| 03.01.2015 - Actualizado: 15:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Con el nuevo año la Comunidad de Madrid estrena una nueva rebaja en el tramo autonómico del IRPF dirigida especialmente a los 'mileuristas', y congela todas las tasas, además de bajar o suprimir algunas de ellas que benefician a familias numerosas, discapacitados o rodajes cinematográficos.

Por segundo año consecutivo quedarán congeladas las tarifas del transporte público regional, y tampoco subirán las de los autobuses de la EMT.

El Gobierno de Ignacio González ha vuelto a reformar el tramo autonómico del IRPF, y si la rebaja de 2014 supuso un recorte medio de 1,6 puntos -con un ahorro total de 216 millones de euros al conjunto de los madrileños-, la rebaja de 2015 contempla, entre otras cosas, una bajada de 1,7 puntos para los ciudadanos con ingresos menores a 12.450 (los 'mileuristas') y tendrá un impacto global de 253 millones.

Así, el tramo autonómico del IRPF tendrá un nuevo tramo para personas con rentas de hasta 12.450 euros, a las que se aplicará en 2015 una tarifa del 9,5%, por debajo del tipo estatal y con un impacto de 240 millones -80 euros de media por persona-.

Las menores rentas pagarán un 49% menos en el tramo más bajo, mientras que las del tramo de ingresos más altos tendrán una reducción del 1,8%, lo que supone mantener la "progresividad" fiscal, según el Gobierno.

Por su parte, las familias con hijos tendrá una mayor reducción del mínimo por descendiente: 564 euros en el caso del primer hijo, 660 por el segundo, 361 por el tercero y 350 por el cuarto.

Gracias a esta medida, los ciudadanos con un sueldo de 1.000 euros pagarán en 2015 un 50% menos en el IRPF que en 2014.

Y sumando las rebajas de ambos años, el ahorro fiscal medio por persona se estima en 1.150 euros.

También habrá un ahorro por la congelación de todas las tasas de la Comunidad, salvo aquellas que directamente se eliminan, como algunas que benefician a las familias numerosas, a discapacitados, a los rodajes cinematográficos o a la compra de suelo industrial.

En concreto se dejarán de cobrar las tasas por revisión y certificación del grado de discapacidad y la revisión del grado de dependencia, así como la expedición del carné de familia numerosa y los carnés individuales que certifican esta condición.

No se cobrarán tampoco tasas por rodajes cinematográficos en edificios de la Comunidad de Madrid, y se bonificará al 95% el Impuesto de transmisiones patrimoniales y el Actos Jurídicos Documentados en la compra de suelo industrial en la zona de Alcalá y la zona sur de la Comunidad.

Bajan, además, la tarifa general del agua -un 0,1%, igual que en 2014-, y se reforzarán las tarifas sociales de este bien de uso necesario, con lo que se beneficiará a las personas con menos recursos.

Y entre las tasas que se congelan este año se encuentran la tarifas del transporte público, las tasas universitarias, las de las escuelas infantiles y las de las escuelas de música.

Ignacio González defendió todas estas medidas convencido de que gracias a ellas se incentivará la economía y se consolidará la recuperación, favoreciendo la creación -según sus cálculos- de 13.000 puestos de trabajo.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid rebajará o congelará también sus tributos, tasas y precios públicos, lo que, sumado a las bajadas ya en vigor en 2014, permitirá un ahorro medio anual por familia de 106 euros en 2015.

De esta forma, los madrileños que viven en la capital no tendrán que pagar este nuevo año la tasa de basuras, que se suprime; casi tres cuartas partes de los vecinos verán congelado o reducido el IBI; y todos pagarán menos por el Impuesto de Vehículos, un 10%, y por la Plusvalía, hasta un 47%.

En relación con este impuesto, el Ayuntamiento rebaja los coeficientes utilizados para calcular la plusvalía por la venta de viviendas de segunda mano para paliar la pérdida de valor real de muchas viviendas que no se refleja en el valor catastral y, en consecuencia, en el IBI.

Con estas medidas, según dijo en su momento la alcaldesa, Ana Botella, la diferencia de la presión fiscal de Madrid con respecto a ciudades como Barcelona podría llegar a superar el 35% a favor de la capital de España.