Madrid cambiará el nombre de una treintena de calles por su implicación franquista

El coste de cambiar cada placa es de 54 euros

Se da un plazo de seis meses para realizar un Plan Integral de la Memoria de Madrid

Cifuentes pide al Ayuntamiento que se dedique a lo que preocupa y es urgente

madrid

| 22.12.2015 - 11:15 h
REDACCIÓN

El Ayuntamiento de Madrid cambiará el nombre de treinta calles en 16 distritos de la capital en una primera aplicación de la Ley de Memoria Histórica, además de retirar insignias y placas que exalten la sublevación militar, la dictadura franquista y la represión posterior, concretamente las placas dedicadas a golpistas e implicados en delitos de lesa humanidad, una acción que se llevará a cabo en un plazo de seis meses.

Así lo ha detallado este martes en el Pleno de Cibeles la delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, en el que ha dado cuenta de las 30 calles, entre las que se incluyen Batalla de Belchite (Arganzuela), la plaza de Hermanos Falcó y Alvarez de Toledo (Barajas), paseo Muñoz Grandes (Carabanchel), Juan Puyol (Centro), plaza Arriba España (Chamartín), Primero de Octubre (Fuencarral-El Pardo), avenida General Fanjul (Latina), calle Millán Astray (Latina), Comandante Zorita, Hermanos García Noblejas, pasaje General Mola (Salamanca) o General Yagüe (Tetuán).

El coste de cambiar cada placa es de 54 euros, ha detallado Mayer en los pasillos del Pleno de Cibeles, cuantía que correrá a cargo de las Juntas de Distrito.

El Ayuntamiento impulsa al mismo tiempo un plan de memoria, en colaboración con asociaciones de memoria histórica y la Cátedra de Memoria Histórica de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), que incluye una guía para cambiar el nombre de calles, el calendario para hacerlo, los criterios, la cuantía económica y los mécanismos para agilizar los trámites a los ciudadanos.

El plazo del que se dota es de cuatro meses. El resto de cambios de calles vendrán de la mano de este plan.

DECLARACION INSTITUCIONAL CONTRA EL FRANQUISMO

Mayer también ha planteado traer al Ayuntamiento en cuatro meses "una declaración institucional de condena al franquismo y de reconocimiento a las víctimas de la dictadura".

Ha sido el concejal socialista Ramón Silva el que ha defendido la proposición en el Pleno en una intervención en la que se ha desquitado del 'desplante' que el PSOE sufrió en la sesión de noviembre por la abstención de Ahora Madrid, que no estuvo de acuerdo con la forma (la moción de urgencia presentada a raíz de una denuncia contra el Ayuntamiento por no aplicar la Ley de Memoria Histórica en el callejero), sí con el fondo.

Mayer ha destacado desde el Pleno la "importancia de este debate de memoria histórica al haberse esquivado de las instituciones el debate sobre la guerra o la violencia de la dictadura". "Hoy es un día de gran maduración democrática", ha sostenido Mayer, que ha hecho un repaso por las cifras, con 144.000 desaparecidos y 40 años de represión, con un "estado de vulneración de derechos humanos, reconocidos por informes internacionales".

"A pesar de ello muchas calles están presididas por aquellos que tuvieron responsabilidad directa en actos atroces, considerados crímenes de lesa humanidad por estas organizaciones. Hay que poner fin a esta situación de desmemoria, dejación e impunidad", ha defendido la edil.

Celia Mayer ha expuesto que llevan meses trabajando con las asociaciones de memoria histórica para ir "más allá del cumplimiento de la ley". No se trata de ir a un "decreto institucional de la memoria" sino afrontar "el derecho a la memoria desde la pluralidad, con una óptica plural y diversa".

CRITERIOS PARA LOS NUEVOS NOMBRES

Ahora se trabaja en los criterios para sustituir el nombre de esas calles recordando, en palabras de Mayer, a "las mujeres invisibles en el callejero, a los oficios y profesiones que han dado riqueza a la ciudad, a los madrileños que han contribuido a generar ciudad y a los movimientos que han luchado para conseguir servicios públicos".

El PP no ha respaldado la proposición por no aprobarse una enmienda de adición, en la que añade que se reconozca a las víctimas no sólo de la persecución y violencia de la Guerra Civil sino también aquellos que lo fueron "por razones políticas, ideológicas o de creencia relogiosa". Celia Mayer ha explicado que este añadido ya se incluye en el título de la Ley de Memoria Histórica y, por lo tanto, en la proposición.

"LA ESPAÑA DE LOS BANDOS NO ME REPRESENTA"

La concejal de Ciudadanos, Sofía Miranda, por su parte, ha relatado en el Pleno la experiencia de su familia, con un miembro de ella fusilado por tener una escopeta en casa. "Se sigue utilizando la memoria histórica como arma arrojadiza. Es una obligación moral cerrar heridos. Ya vale una España de bandos. Esa España de bandos no me representa, no quiero más división, sino reconciliación", ha declarado, con los aplausos de PP y Ciudadanos.

"Reconocimiento sí pero memoria no", ha criticado el socialista Ramón Silva. La proposición se ha aprobado con los votos de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos y con los aplausos de los dos primeros grupos, mirando a los representes de las asociaciones de memoria histórica. Incluso la concejala de Latina y Carabanchel de Ahora Madrid, Esther Gómez, lo ha hecho poniéndose en pie. El PP ha votado en contra.

LAS 30 CALLES

Las calles son: Batalla de Belchite (Arganzuela), para la que se ha propuesto Doña Juana; Hermanos Falcó y Alvarez de Toledo (Barajas), paseo Muñoz Grandes (Carabanchel), para la que se ha propuesto Hospital Militar; General García de la Herrán (Carabanchel); Arriba España (Chamartín); Caídos de la División Azul (Chamartín); General Asensio Cabanillas (Chamberí); General Davlia (Chamberí); General Kirkpatrick (Ciudad Lineal); Caudillo (Fuencarral-El Pardo) y Capitán Cortés (Hortaleza).

También Estanislao Gómez (Hortaleza); General Fanjul (Latina); General Millán Astray (Latina); Arco de la Victoria (Moncloa-Aravaca); General Sagardía Ramos (Moncloa); Crucero Baleares (Puente de Vallecas); Francisco Iglesias (Puente de Vallecas); Comandante Zorita (Tetuán); General Orgaz (Tetuán); Hermanos García Noblejas (San Blas Canillejas); Eduardo Aunós (Salamanca); General Mola (Salamanca); General Yagüe (Tetuán); General Varela (Tetuán); Fernández Ladrera (Usera); General Moscardó (Tetuán) y General Saliquet (Latina).

También se eliminarán los vestigios franquistas de la lápida de José García Vara, el monolito al Alférez Provisional, en la plaza de Felipe IV, la lápida a los Caídos de Chamartín de la osa (plaza de Duque de Pastrana), el monumento a los mártires en la Sacramental de San Isidro (paseo de la Ermita del Santo) y la placa a los Hermanos Falcó y Alvarez de Toledo, en el distrito de Barajas.

La ordenanza municipal detalla que la petición de cambio para estas primeras 30 calles se aprobarán en cada Junta Municipal, elevándose a sus distritos. Si se trata de vías y espacios urbanos se remite al área de Cultura y Deporte y los cambios en parques y jardines pasan por Medio Ambiente y Movilidad. El último trámite es presentarlo en la Junta de Gobierno para su aprobación definitiva.

CIFUENTES PIDE QUE EL AYUNTAMIENTO SE DEDIQUE A LO QUE ES URGENTE Y PRIORITARIO

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha instado hoy al Ayuntamiento de Madrid a dedicarse a lo que preocupa a los madrileños "de manera prioritaria", después de que este haya aprobado hoy cambiar en 6 meses el nombre de 30 calles vinculadas con el franquismo.

Tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno, Cifuentes se ha preguntado si esta iniciativa es el "principal problema" y la "urgencia y prioridad" que tienen los madrileños.Según Cifuentes, "por encima de ninguna otra cosa" lo que tendría que hacer el Ayuntamiento es "seguir limpiando" porque las calles "están cada vez más sucias" y "no se limpia como debiera".

Tras lamentar la "mayor suciedad" y los "mayores atascos" que aprecia en la ciudad, la presidenta autonómica ha pedido a la corporación a dedicarse a los preocupa a los madrileños de manera prioritaria.