Madrid Arena: el hermano del promotor desconoce cuántas entradas se vendieron | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Madrid Arena: el hermano del promotor desconoce cuántas entradas se vendieron

El responsable informático en el Madrid Arena niega que hubiese entradas grupales

José María Flores

madrid

| 16.03.2016 - Actualizado: 15:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

En el juicio por la tragedia del Madrid Arena hoy ha declarado José Antonio Flores, el hermano de Miguel Ángel Flores, el promotor de la fiesta. José María Flores ha dicho que desconoce cuántas entradas vendió Diviertt para el evento y que él solo firmaba los documentos que le pedía su hermano cuando estaba de viaje.

EN EL JUICIO POR LA TRAGEDIA DEL MADRID ARENA HOY HA DECLARADO

Mientras, el gerente de la empresa que prestó servicios informáticos para verificar las entradas de la fiesta del Madrid Arena ha declarado hoy en el juicio por la tragedia que "es rarísimo" e "imposible" que hubiese entradas colectivas, como aseguró hace unas semanas uno de los asistentes a la fiesta.

Durante su declaración como testigo en la vista que se celebra desde enero en la Audiencia de Madrid, el gerente de la empresa Dato, José Manuel García, ha reconocido que "en eventos anteriores sí que hubo entradas grupales, pero se acabó descartando porque era un follón tremendo y complicaba el trabajo muchísimo".

Sin embargo, hace unas semanas una joven aseguró ante el tribunal que aquella noche de Halloween de 2012, en la que murieron cinco chicas, entró al recinto con sus amigas con una sola entrada grupal válida para ocho personas.

El promotor de la fiesta Miguel Ángel Flores también reconoció en su interrogatorio que se pusieron a la venta entradas para grupos.

José Manuel García también ha afirmado que "no hubo entrada masiva de personas y, si alguien se intentaba colar o accedía al recinto con entradas repetidas, se le hacía salir". Versión que vuelve a contradecir lo que dijeron durante su declaración en el juicio algunos testigos que resultaron heridos en la fiesta, quienes aseguraron que en algunos casos no les cogieron la entrada.

Dato es la empresa que contrató Miguel Ángel Flores para prestar los servicios informáticos para verificar las entradas y, según su gerente, su labor era la de controlar que el sistema lector de entradas funcionase perfectamente y que se pasasen correctamente las entradas.

Por su parte, el gerente de la empresa encargada de la confección de las entradas, Ramiro Aguado de las Heras, ha declarado en la vista que, aunque no lo recuerda con seguridad, cada entrada era válida para una sola persona.

Según Aguado, Diviertt -la empresa organizadora de la fiesta- encargó a su negocio diferentes pedidos de un total de 17.500 entradas, cuando el aforo máximo era de 10.600 personas.

De este modo se encargaron unas 7.000 entradas de más sobre el aforo permitido, como afirmó también Miguel Ángel Flores en su declaración ante el tribunal.

El gerente ha asegurado además que todas las entradas llevaban un papel especial y tinta invisible por lo que "se notaría muchísimo una entrada falsa".También ha declarado hoy en calidad de testigo el hermano de Miguel Ángel Flores, José Antonio Flores, administrador de Diviertt que firmó el contrato de arrendamiento con Madrid Espacios y Congresos (Madridec), empresa municipal que acogió el evento.

"No lo sé", "lo desconozco" y "no lo recuerdo" han sido una máxima en la declaración del hermano de Flores que, pese a ser el administrador de la promotora de la fiesta, no conocía cuestiones como la cantidad de personas que trabajaron en el evento a cargo de su empresa o si éstos estaban dados de alta en la Seguridad Social.

A pesar de desconocer estas y otras cuestiones, Flores ha reconocido que "era habitual" que él firmase documentos de Diviertt y que accedió a ser apoderado de la empresa porque se lo pidió su hermano. "Mi hermano me pidió que fuese apoderado de la empresa cuando él estuviese ocupado para agilizar el trabajo y no me negué porque era mi hermano", ha añadido durante una declaración que no se ha extendido más de quince minutos.