Madrid 2020, a un mes del sueño olímpico

Queda 30 días para que en el despertar de Buenos Aires, el COI desvele si, a la tercera, el sueño olímpico de Madrid es posible

El 85 por ciento de las infraestructuras ya construidas

Todas las sedes ubicadas en un radio de 10 kilómetros

Príncipe de Asturias: "Madrid 2020 es una oportunidad para cambiar el tono general de España y generar entusiasmo colectivo"

madrid

| 06.08.2013 - 11:04 h
REDACCIÓN

A un mes de que se despeje la incógnita, Madrid aguarda con esperanza e ilusión la decisión del COI sobre si podrá albergar en 2020 los anhelados Juegos Olímpicos que cambiarían la historia de la ciudad y se convertirían, según los organizadores, en un revulsivo sin precedentes para la recuperación económica.

Con el 85 por ciento de las infraestructuras ya construidas, el apoyo de todas las administraciones y buena parte de la sociedad y el precedente de éxito de Barcelona'92, la candidatura se enfrenta al veredicto del 7 de septiembre en Buenos Aires con la certeza de que las dos derrotas consecutivas permitieron subsanar errores y presentar un plan que se espera sea el definitivo.

Aunque cautos ante las posibilidades de Tokio y Estambul, los organizadores se muestran satisfechos por un camino superado hasta ahora sin tropiezos: la presentación de la candidatura ante la asamblea del Comité Olímpico Internacional (COI) a principios de julio en Lausana (Suiza) permitió resolver con éxito las dudas que generaba la candidatura.

HECHAS LA MAYORÍA DE LAS INVERSIONES

El equipo de Madrid 2020, liderado por el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, confía en puntos fuertes como ser una ciudad con la mayoría de las inversiones hechas, todas las sedes ubicadas en un radio de 10 kilómetros y gran experiencia en la organización de competiciones deportivas internacionales.

Precisamente porque el sueño olímpico se quedó en Londres 2012 primero y en Río 2016 después, la candidatura ve en la perseverancia otro de sus grandes valores.

"Nos proporcionaron esta oportunidad de presentar ahora un plan mejor. Creemos que este es el momento de mostrar al mundo lo que hemos invertido. Madrid 2020 no es una candidatura de promesas o de sueños, porque ya los hemos construido", dijo Blanco ante el COI en mayo.

Tras los 6.492 millones de euros ya gastados en infraestructuras deportivas y transportes, se prevé una inversión de 1.516 millones de euros más en ese ámbito, 2.418 para el montaje de los juegos y 150 para seguridad, sanidad o aduanas. La Villa Olímpica se alzaría mediante colaboración público-privada.

PROYECTO AUSTERO

Se espera que estas cifras, "realistas" y mucho más austeras que las presentadas en su momento por Londres y Río de Janeiro, ayuden a aligerar los temores que la situación económica española despierta en el COI, uno de los fuegos que la candidatura más se ha ensañado en apagar, junto con la imagen generada por los casos de dopaje.

Y quizás los haya apaciguado, a juzgar por el informe del COI de finales de junio que admitía que la economía española debe ser capaz de soportar el desarrollo de los juegos.

Es más, los cálculos del comité organizador ven en el evento un revulsivo contra la crisis, ya que cifra en 83.000 los puestos de trabajo que se generarían hasta 2020 si se lograsen los juegos, que tendrían además un impacto en el PIB de 3.900 millones de euros y atraerían a 800.000 nuevos turistas.

Si Barcelona se convirtió en una ciudad distinta tras 1992, la capital de España pretende ir transformándose a medida que se acerque el año olímpico y plantea infraestructuras que puedan utilizarse antes y después por los ciudadanos. Un ejemplo: la plaza de toros de Las Ventas sería sede del baloncesto, y el parque del Retiro, de voley playa.

Al apoyo del Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y el Gobierno central, la candidatura suma las voces de los sindicatos, del PSM y buena parte de los ciudadanos -el 75 % de los madrileños, recogen las encuestas-, y ya hay 20.000 personas inscritas como voluntarias por si dentro de un mes se concluye que Madrid tendrá los Juegos.

Y hay otro valor, éste intangible, que la alcaldesa de Madrid, Ana Botella -que últimamente prefiere mostrarse cauta cuando habla de la candidatura-, ha reseñado en varias ocasiones: la ilusión ciudadana como motivación frente a la crisis.

Queda un mes y un día para que, en el despertar de Buenos Aires, el COI desvele si, a la tercera, el sueño olímpico de Madrid es posible.