Los vecinos de la auxiliar con ébola están preocupados y exigen información

madrid

| 08.10.2014 - 07:28 h
REDACCIÓN

Los vecinos de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, que está ingresada en el Hospital Carlos III por contagio de ébola, se muestran preocupados respecto a la situación del vecindario y exigen que Sanidad o las administraciones les informe si existe algún riesgo para su salud.

La auxiliar Teresa Romero; su marido, Javier Limón y su perro, Excalibur, viven en un bloque de viviendas de Alcorcón, en una moderna urbanización de la colonia Los Castillos del municipio, en la que residen 120 vecinos.

A media tarde de hoy la zona era un hervidero de periodistas y medios de comunicación que han acudido al domicilio de la primera contagiada de ébola de España cuando ha trascendido su identidad y la de su familia, además de otros datos personales.

A esa misma hora se congregaban allí agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local, en previsión de una tarde en la que acudirían al lugar periodistas, curiosos e incluso, manifestantes pidiendo que no sacrifiquen al perro de la pareja, como ha ordenado la Comunidad de Madrid en previsión de que el animal pueda haber sido contagiado por su dueña.

Una de las vecinas de la pareja que salía del garaje del edificio en su coche, junto a sus dos hijos, ha declarado que la última vez que vio a Teresa fue hace unos 10 días y que no la encontró "desmejorada". "La vi bien", ha asegurado.

Esta vecina ha manifestado que le gustaría que "alguien" le explicase qué debe hacer porque, según ha dicho, se ha enterado de que la primera persona contagiada de ébola en España vive en su mismo bloque a través de llamadas de amigos suyos, que se han informado por los medios de comunicación.

"A mí nadie me ha llamado para decirme que hay que irse de aquí; entonces, tampoco me lo he tomado muy mal. Mi tía es doctora y dice que esto es como una hepatitis, que no me preocupe. A lo mejor no me ha querido meter miedo", ha señalado la mujer.

Otro inquilino del portal de al lado también ha expresado su incredulidad ante la desinformación a la que se enfrentan: "Me parece asombroso que nadie se haya puesto en contacto con nosotros", ha declarado. "Hay preocupación porque tenemos niños pequeños. Son nuestros vecinos, pero sobre todo estoy preocupado por ella, no porque yo piense que me vaya a infectar, sino porque hace días que no la he visto", ha explicado este vecino.

Horas después se unían a los congregados ante el domicilio de Teresa algunos miembros del Partido Animalista (PACMA) que con su presencia querían defender el derecho del perro de la auxiliar a seguir viviendo, tras haberse enterado por televisión de que el animal va a ser sacrificado.

"Lo van a matar, van a matar al perro por orden judicial. Yo trabajo en un hospital, he estado en Urgencias y tendríais que ver los medios que nos han dado para atajar el maldito virus este", ha espetado una de las primeras manifestantes en llegar.

EL PERRO

Por otra parte, una representante de Mascoteros Solidarios ha informado a los medios de que Javier le ha dado la custodia temporal a Carlos Rodríguez, veterinario, presidente de la asociación y director del programa de Onda Cero "Como el perro y el gato", para intentar salvaguardar la vida de Excalibur.

El abogado de Rodríguez, Víctor Valladares, que también ha acudido al lugar, ha informado de que van a solicitar "que se agoten todas las vías o posibilidades de poder intentar salvar la vida al animal", pues entienden que se ha dictado una resolución "poco premeditada y demasiado precipitada".

Ha insistido en que se les comuniquen "todas las medidas que se van a tomar" respecto al perro, pues, según han dicho, se han enterado del sacrificio por "una resolución que ha salido en la web de la Comunidad de Madrid". Según Valladares, Excalibur está sólo en la vivienda y su dueño le ha dejado pienso y agua suficiente para sobrevivir por su cuenta durante 15 días