Gómez aborda nuevo mandato en el PSM con una oposición interna consolidada

Reelegido secretario general con un 59,22 % de apoyos

madrid

| 03.03.2012 - 10:35 h
REDACCIÓN
Más sobre: PSMSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El XII Congreso Regional de PSM ha reelegido esta tarde a Tomás Gómez secretario general con un 59% de los votos, lo que confirma su desgaste y le sitúa ante una oposición interna que se consolida en torno al 40%.

De los 963 delegados que han participado en la votación, 562 lo han hecho a favor de Gómez, 387 a favor de la candidatura de Pilar Sánchez Acera, trece han votado en blanco y uno ha emitido un voto nulo.

Es la tercera vez que Gómez es elegido líder de los socialistas madrileños, aunque el respaldo del 91% que logró en el congreso extraordinario de 2007 como candidato único ha perdido fuerza en apenas cinco años hasta desembocar en una candidatura alternativa.

Los partidarios de Sánchez Acera sostienen que llegaron al congreso con un "empate técnico", pero que las "negociaciones" propias de los partidos en este tipo de cónclaves explican el "corrimiento" de apoyos, sobre todo con vistas a la formación de la nueva ejecutiva regional.

En ese sentido, se ha desgajado una pequeña parte del sector crítico, que ha apoyado la continuidad de Tomás Gómez.

Tampoco ha habido "unidad de criterio entre los delegados de UGT, en los cuales había depositado buena parte de sus expectativas" la candidatura de Sánchez Acera, así como en agrupaciones, como centro y Arganzuela, que ésta tenía "apuntilladas" y que "se han pasado a Gómez", aseguran a Efe fuentes de partido.

Tras conocerse los resultados, Gómez se ha dirigido al plenario entre gritos de "¡presidente! ¡presidente! y ha dedicado palabras de reconocimiento a Pilar Sánchez Acera, a la que ha dicho que ha sido "un honor" competir con ella.

"Tienes mi reconocimiento y el de toda la organización por tu trabajo y por la pasión que has puesto", le ha dicho.

Gómez ha explicado que la primera llamada que ha recibido ha sido la del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, para felicitar al PSM por el "impulso" que están dando al partido.

En el Congreso Federal del PSOE, hace un mes en Sevilla, Gómez respaldó a Carme Chacón, rival de Rubalcaba.

Por la mañana, en su discurso ante los delegado, Tomás Gómez les ha pedido el voto para poder consolidar un proyecto que dé sus frutos en los próximos años con el triunfo electoral.

"No se puede abandonar. La cosecha tarda en crecer, hay que apostar por el cultivo, por la siembra", ha dicho Gómez.

El reelegido líder pidió el apoyo de los delegados para que cuaje un proyecto que tiene como principal rival a la derecha, que ha personificado no sólo en el PP, sino también en la Iglesia y los mercados, representados por la "intolerancia y el egoísmo".

También ha criticado a quienes, "dentro y fuera del partido", se dedican a "financiar batallas" para cuestionar su liderazgo y que hacen que su partido se consuma internamente en pugnas.

La otra candidata, Pilar Sánchez Acera ha pedido el voto para "transformar" el partido y "ganar" elecciones: "quiero un partido para ganar Madrid y por eso os pido la confianza", les ha dicho a los delegados.

En su intervención ante el plenario, Sánchez Acera ha hecho un guiño especial a los jóvenes: "mi ánimo siempre está con los jóvenes que nos se resignan y que intentan hacer política de izquierdas desde las organizaciones juveniles", ha asegurado.

El escrutinio de los votos se ha realizado en 35 minutos y el sistema de votación ha sido pactado entre los dos equipos, después de dos días de polémica.

Las críticas de la candidatura de Sánchez Acera al método de elección de secretario general se zanjaron esta mañana con un acuerdo para que los delegados pudiesen votar en cabinas, en mesas electorales por orden alfabético -y no por agrupaciones- y en grupos pequeños, evitando así aglomeraciones que pudieran hacerles sentirse "presionados".